martes, 27 de febrero de 2024

Burgos y Cóbreces 2

De Burgos fui el viernes a Cóbreces, entre Santillana del Mar y Comillas, donde está la Abadía Cisterciense de Viaceli. Íbamos a tener una jornada entre viernes y sábado de un Grupo de Investigación en el que estoy, sobre Humanismo. 

Me gustó volver por Cantabria: llevaba yo qué sé, treinta años sin pisar por allí: tiene unas señoras montañas que dan dramaticidad al verde, más dulce, me pareció, que el verde gallego.

La Abadía es el primer edificio que se hizo entero de hormigón, en concreto cementos Portland estuvo implicado. El edificio es de 1906, neogótico, Hay que reconocer que no es muy bonito; ya me gustaría haber tenido por allí un edificio que se pareciese algo al neogótico inglés. 

Además hicieron una escuela y una fábrica de queso, que sigue funcionando. Ese edificio, con la chimenea de ladrillo, sí que me gustó, aunque era mejor visto por delante, pero no le hice foto más que por detrás:


Dormimos allí y a la mañana siguiente murió un monje. Vimos luego la fosa abierta y, al poco, nos fijamos en un corderito que estaba tumbado en un prado, como muriéndose. Era como de película de Tarkovski. Nos habló un monje de los 19 mártires del monasterio en la Guerra Civil, tremendo todo. Aquí hay testimonios impresionantes

lunes, 26 de febrero de 2024

Burgos y Cóbreces 1

En el viaje de ida, poco que reseñar. Estuve oyendo música de mi lista de "ver más tarde" de Youtube, cosas que tengo ya muy trabajadas. Luego estuve escuchando la conferencia que dio Gregorio Luri, muy interesante, como suya. 

Él es más optimista que yo, así que me ayuda a recomponer mi composición de lugar de la situación actual, que yo tiendo a ver en términos apocalípticos. Al final, en las preguntas, habla de Erisictón, del tema que voy a exponer yo con él en un ciclo que él organiza, Después de la orgía.

Os recomiendo vivamente la conferencia y también las preguntas de la última media hora:

miércoles, 21 de febrero de 2024

Urdir o construir historias

Odiseo, disfrazado de mendigo anciano, habla con el porquero, Eumeo, que le cuida sus cerdos. Cuando ya se pueden parar a hablar, tras una opípara comida a base de lechones asados, Odiseo le dice a su anfitrión que quizá podría dar él noticias del rey ausente, es decir, de sí mismo, a su mujer Penélope y su hijo Telémaco. Así le contesta Eumeo:

αἶψά κε καὶ σύ, γεραιέ, ἔπος παρατεκτήναιο.
εἴ τίς τοι χλαῖνάν τε χιτῶνά τε εἵματα δοίη.

Rápido también tú, anciano, un cuento urdirías,
si alguien te diese un manto y una túnica para vestirte (14.131-132).
Eumeo está de vuelta de todo y ha visto ya demasiadas veces a gente irle con cuentos a Penélope sobre noticias, luego comprobadas como falsas, sobre su marido. Puede parecer dura su manera de responder, pero todo esto lo dice después de haber acogido a cuerpo de rey, sin saber que es su amo, a Odiseo. De hecho, esta negativa Odiseo no se lo toma a mal en absoluto. Y es aquí en concreto donde empieza el juego de fabulaciones que va a ir contando en toda la segunda parte de la Odisea a todo el que se le ponga por delante, hasta lograr su objetivo de recuperar sus posesiones.
A mí me interesa el verbo παρατεκτήναιο (paratekténaio) que es una preposición (παρά, pará) y un verbo (τεκταίνω, tektaínw) que significa hacer algo con madera, construir (de ahí viene arquitecto y tectónico). 
Es la imagen de la creación literaria como construcción de un objeto de madera, como una labor de ebanista, construir un relato, decimos a veces. Lo bueno es que Odiseo va a construir, entre muchos relatos falsos, uno verdadero, el de su vuelta real, que está contando mientras lo está haciendo, su progresiva vuelta a casa y la recuperación de sus dominios.




martes, 20 de febrero de 2024

El asesinato del sábado por la mañana

No me puedo creer que me esté apeteciendo tanto leer novelas últimamente. Hacía años que no me pasaba algo así. Poco después de Un asesinato musical de Batya Gur, he acabado la primera novela de la serie protagonizada por el comisario Michael Ohayon, El asesinato del sábado por la mañana

Me ha gustado menos esta, es menos madura, menos densa, pero es una novela también interesante. A mí me fascina Israel, el modo de vida allí, sus peculiaridades muy bien descritas: askenazis y sefardíes, palestinos trabajando y sin trabajo, emigrantes desde varios sitios, sobre todo los del Holocausto, que en en esta novela son especialmente centrales, porque en este caso se trata del mundo de los psicoanalistas, un grupo cerrado de personas que siguen un método peculiar de tratamiento psicológico que pasa por participar ellos mismos en los exámenes unos de otros. Parece como si estuvieran intentando poder dominar toda la realidad compleja del ser humano por medio de unas prácticas de examen interior y expresión de la interioridad: no lo logran, sin embargo. 

La novela es un poco esquemática, los personajes están aquí presentándose, necesitan un poco más de tiempo para afianzarse; menos mal que hay más novelas después. Yo seguiré releyendo la serie completa, porque me entretiene mucho y no me acuerdo de nada de la primera lectura que hice de todas. Aquí el argumento policiaco es tirando a normalito, pero bueno, el cogollo es más bien el mundo que se describe y los personajes que presenta.

lunes, 19 de febrero de 2024

Orgullo de sobrina

Ayer mi sobrina Eva ganó por cuarta vez el campeonato de España de atletismo, los400 metros, dos veces ya en pista cubierta y otras dos al aire libre. Es un orgullo y yo no he tenido nada que ver en ello, ni preparándole comidas, como su abuela y sus tías, ni haciendo nada de fundamento.

La primera vez que la mencioné aquí fue en 2009. También puse aquí en 2010 unas fotos de ella y de mi sobrino. Impresiona verla, tan pequeña:

Ya era una killer por entonces: iba a por todas. En 2014 fue campeona de España cadete. En 2015 ya iba ganando cosas más importantes.

Ahora es una atleta que impresiona, por su madurez, por su preparación, por su constancia. Hace fácil, como ayer, ganar mejorando su marca personal, lo difícil. Aquí la tenéis en el podio:

viernes, 16 de febrero de 2024

miércoles, 14 de febrero de 2024

Miércoles de ceniza

El Miércoles de ceniza me ha pillado por sorpresa: yo seguía en modo Navidad o de inicio de año. El tiempo ha sido muy suave, ha hecho sol incluso durante días seguidos, parecían mentira aquellos fríos que pasamos en octubre y diciembre. 

Ahora están todos los camelios a reventar de flores: rojas, rosadas, blancas (de estas muchas oxidadas, amarronadas, porque estos días está lloviendo a ratos). Con el buen tiempo, los ciruelos -el de Magisterio, por ejemplo- han empezado a florecer. Esperamos a los narcisos.

Esta foto es del día de Reyes, con la bufanda que ahora no me pongo, porque para qué: