jueves, 22 de septiembre de 2011

Arvo Pärt al lado



Cuando estuvimos en Tallinn me crucé con Arvo Pärt.

Y no supe qué hacer. Le dejé pasar, dudé y al final le hice una foto con el móvil cuando se paró a hablar con un chaval que sí que se atrevió a acercársele.

Es estúpido, ya sé: hacer la penosa foto y no aprovechar la única ocasión en mi vida para agradecerle su música: decirle lo que me había gustado esta Semana Santa su Pasión según san Juan, lo grandioso, sencillo, y grande que me pareció su Padre nuestro.


Y estando yo todavía en Estonia presentaron el CD de su Padrenuestro en Tallinn.

6 comentarios:

  1. Pero Ángel, desaprovechar una ocasión así...

    ResponderEliminar
  2. Ya es casualidad.
    Qué pena, seguro que le habría alegrado saber cuánto se le aprecia por estos pagos.
    Y seguro que yo también le habría dejado pasar sin contarle lo que me impactó hace años escuchar su para Alina, y todo lo demás desde entonces.
    A lo mejor un día google lo trae hasta aquí y te da la oportunidad de decirle lo que no le dijiste.

    ResponderEliminar
  3. Pero bien que con Britney Spears te sacaste una foto... Has mostrado la hilacha...

    ResponderEliminar
  4. Las Spears de la vida son importantes por las fotos.
    Pärt es importante por su obra y el mejor homenaje es seguirla (creo que esto me sirve de excusa de mi falta de arrojo).

    ResponderEliminar
  5. No está mal un poco de "fansismo" e "idolatría". Te ha faltado arrojo, querido Ángel. También me hubiese faltado a mí, claro.

    ResponderEliminar
  6. ¡Pero qué bárbaro...! Desperdiciar la ocasión... No tiene perdón.

    ResponderEliminar