miércoles, 1 de abril de 2020

Exposición de Erasmo

Vi en febrero una exposición en Fonseca de las ediciones antiguas de Erasmo en Santiago, parte de un proyecto ambicioso de estudiar todas sus obras en bibliotecas españolas, que espero que sirva para ayudar a hacer una reevaluación de su importancia, moderando esa erasmomanía compulsiva que padecemos desde Bataillon: importante fue, pero a veces parece que solamente existiese Erasmo, lo que me parece otra muestra de la leyenda negra: en el momento de máximo esplendor de España en Occidente, finales del XV y la primera mitad del XVI, resulta que eran todos unos tarugos, salvo si leían a Erasmo.

Yo me puse a buscar información y me di con esta portada de uno de sus libros, una maravilla:


Pero no estaba a la vista en la exposición. La colección de Santiago básicamente viene de la Biblioteca del Colegio de Monterrey de los Jesuitas, que pasó a la Universidad cuando los expulsaron por primera vez, y de la del Convento de los franciscanos, donde todavía siguen custodiados. Os pongo algunos (y mañana, la cuestión de la censura):


Este es el libro donde plantea la cuestión de la pronunciación del latín y el griego, que es la que usamos ahora y llamamos "erasmiana".

Aquí veis una página del texto, en la que está subrayada la frase, Ser vituperado por el malo, casi es ser alabado. Al lado hay un texto griego, con las abreviaturas típicas de la época, con el que tiene que ver la frase latina, en concreto οὐκ ἀλέγω, ὡς εἴ με γυνὴ βάλοι ἢ πάϊς ἄφρων· / κωφὸν γὰρ βέλος ἀνδρὸς ἀνάλκιδος οὐτιδανοῖο, de la Ilíada (11.389-90): lo mismo me da, como si me dispara una mujer o un niño insensato; pues vana la lanza del varón sin valor y que nada vale.


Erasmo hizo muchas ediciones de autores clásicos, por ejemplo esta tan bonita del historiador Apiano:


Las obras de Luciano (algunas traducidas en colaboración con santo Tomás Moro, como va detallando):


Esto son las Paráfrasis a algunas Epístolas de san Pablo:


Esto es de la edición de 1544


La edición de las obras de san Ireneo:


Las de Orígenes:


Las de san Ambrosio:


Las de san Agustín:


No hay comentarios:

Publicar un comentario