lunes, 5 de diciembre de 2016

Viena 26 (La Galería de Pinturas de la Academia)

Yo no salía del KHM, pero un día me dio cosa y me fui a la Gemäldegalerie der Akademie der bildenden Künste (y me gusta mucho poner el nombre en alemán, sí: la Galería-de-pinturas de la Academia de Artes Plásticas).
Ya había estado hacía años. Ahora han hecho reformas y está mucho mejor. Está al lado del edificio de la Sezession, tan mítico como sobrevalorado (en mi (no tan) humilde opinión):



De la Galería, yo acabé fijándome en lo mismo. En este cuadro maravilloso de Murillo:



Leí justo ayer, en una entrevista que enlazaban a Enrique Valdivielso, que esos chavales podían ser de los muchos que quedaron huérfanos en Sevilla por la peste. Es un cuadro buenísimo:





Impresionaba mucho ver de cerca los pies sucios.

Esta coronación de la Virgen es de Antonio da Fabriano, de principios del XV. Me dio por pensar que de cuadros así tomaría Klimt esos fondos de telas superpuestas que tanto le jalean sus fans:






No sabía si iba a estar allí el tríptico del Bosco o se lo habrían llevado a la exposición de Madrid: estaba allí y con toda la razón, porque era bastante malejo (aquí también me tiro de la moto y afirmo que era como mucho del taller del Bosco). Lo que me siguió gustando fueron las puertas en grisalla, sobre todo la del pobre Santiago peregrino, rodeado de crímenes al fondo, viniendo de puntillas a esta esquina del mundo:






Volví a ver a Cranach (que ya no me gusta tanto), pero bueno, Otra vez me fijé en la cara de mala de la joven casada con el viejo para robarle:


Y podría hacer una lista de las representaciones que he visto de la «familia extendida» de la Virgen, No sabía que también tuviese una Cranach. Es muy germánica:



Y luego está Lucrecia:



El niño es bastante repelente, pero el cuadro de Nicolaes Maes (de hacia 1670) llamaba la atención:




Tenían también una exposición de dibujos, por ejemplo este de la torre norte de la Catedral de Viena, de Laurenz Spenning, de 1465 (y que ha acabado como selfie):


Y este dibujo de Durero, que ya sabemos que sabía usar el lápiz:


Y este dibujo de un caballero en un torno, de en torno a 1500, que parece bastante «moderno»:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...