viernes, 2 de diciembre de 2016

Adviento para todos / Delicias del inicio del hiperpuente para algunos

1. No sabía si este año estaría también, pero ayer me encontré con la primera entrada del blog que sólo sale en Adviento, sobre montañas. UNA MARAVILLA, una delicia, un prodigio.

---

2. Leo en un sermón sobre la Virgen de san Juan de Ávila esta definición de la palabra: aire herido.

Cosa es de maravillar que, siendo las palabras cosa de tan poco tomo y tan livianas, pues son aire herido, tengan tanto tomo que sean clavos, y muy hincados. Livianas son en substancia, mas de tomo son por el mal que hacen, si son malas, o el bien, si son buenas. Ex verbis tuis iustificaveris. Vita et mors in manibus linguae [Por tus palabras te justificarás. Vida y muerte en las manos de la lengua] (Mt. 12, 37; cf. Prov. 18.21). Veces hay que se pierde una casa, pueblo o ciudad por una lengua, o se gana; con la lengua mala podéis quitar a uno la hacienda, honra y vida, y sobre todos, ¡ay de aquel que quita a su prójimo a Dios con mal consejo y persuasión!
No son vuestras palabras, Virgen, de esta manera, sino verba sapientis [palabras de sabia] (Cf. Ecl. 10.12). Palabras de la Virgen trujeron a Dios para ella cuando por el Ecce ancilla [He aquí la esclava] (Lc. 1.38) encarnó Dios en ella, y por una palabra vino Dios en los otros.

1 comentario:

  1. ¡Aire herido! Desde hace un buen rato tengo eso como en "replay", en el fondo de la cabeza. Gracias por traerlo. Y el blog, qué maravilla. Entre otras muchas cosas, los Pirineos—¡qué veranos!— es lo que más echo de menos de España.

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...