lunes, 26 de septiembre de 2016

Viena 1


[Esto estuvo en el tejado de la Catedral de san Esteban. Mide tres metros]

Todo llega, también el ir por menudo sobre esas tres semanas de privilegio que pasé en Viena.

Ya conté que yo iba con tres libros, horarios de Misas de domingo con música y la idea de instalarme de okupa en el Kunsthistorisches Museum. Lo demás, de propina.

Empecé con una de esas propinas: fui al Museo de la Ciudad de Viena el primer domingo, porque era gratis (lo único gratis en toda la ciudad en todo el mes). Yo tenía miedo de dejarme la pasta por los Museos, pero al final prácticamente lo que me gasté fueron los 34 euros del pase anual del KHM. Los demás museos de la ciudad, con Schiele, Klimt y compañía, se pudieron quedar tranquilos, que por mí, allá que se quedaron.

Lo que más me sorprendió de ese Museo fue su versión de los asedios turcos como «respuesta a provocaciones de los Habsburgo». No me esperaba algo así, pero todo es cuestión de perspectiva, ya se ve (sobre todo si es un Museo oficial del ayuntamiento de Viena, btw). Tenían una sala con cosas del asedio de 1683. En el medio, cuatro colas de caballo o tug:





Pero por suerte (en mi visión trasnochada), los turcos perdieron y Viena no se hizo «mora». Por eso tenían esta lápida de hacia 1600:


Con una cruz, están señalados los hijos ya muertos, ay:

Esto es de una taberna, la del dragón o mejor lindworm:


Y por mezclarlo ya todo, esta ¿alfombra? ¿tapiz? de los masones de hacia 1790 (me acordé de Mozart y La flauta mágica):




No hay comentarios:

Publicar un comentario