jueves, 22 de septiembre de 2016

Pero todavía antes de hablar de Viena, Bruselas 10 (y última)

Nada, en una entrada termino con Bruselas, que Viena está ahí esperando.

Vista la zona de Grecia y Roma, miré a ver y había una sección de arte gótico y posterior. Fue una fiesta también. Había unos retablos de escultura de tamaño portátil, de esos que sabían hacer tan bien los flamencos que era una maravilla verlos. Pero como es un Museo de mierda, la luz era mala y mis fotos una mierda. Pero salvemos tres cosas: dos tapices y unos relieves, todo de la primera mitad del XVI, ese siglo prodigioso.

Había un tapiz que decían que es el primero en los que se percibe una influencia italiana, en concreto de una Piedad de Perugino (aquí somos muy partidarios de Perugino y alrededores):













Sobre una tabla de Beranrd van Orley, Isaac y Jacob:






Y este es Carlos V, que caí en la cuenta que es la persona más importante que ha nacido en Bélgica, aparte de una serie de pintores (van Eyck, van der Weyden, Gerard David, Rubens, van Dyck):


El famoso prognatismo (de hecho dudan si es Carlos o su hermano Fernando):



Ya un poco más mayor:


Y cuando estaba por allí, caí de repente en la cuenta de que cuando Erik el belga robó los tapices de Castrojeriz, mi padre se había puesto en contacto con un conservador justo de este Museo. por ese me sonaba el nombre a algo. Gracias a eso los recuperaron.
Yo me llevé un alegrón al recordarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...