lunes, 5 de septiembre de 2016

La política nonsense





«Déixaos cruzar» (= «Déjales cruzar»)

Citaba Enrique a Arcadi definir a la nueva hornada de «políticos» como la «bancada del nonsense».
Eso pensé yo al ver que han puesto dos señales de «tráfico» («señales de tráfico de buen rollo») en el espacio que cruzaban los patos y ánsares de diversa pluma desde el estanque al otro lado de la carretera.
Llevamos años de accidentes de coches, porque, a pesar de lo que insinúen las autoridades de la superioridad moral, la gente sí que dejaba a los patos cruzar y de hecho hubo frenazos varios para no pillarlos, con alcances varios de coche por detrás.
Pero los «Mareados» que padecemos en Santiago no pierden ocasión de pregonarnos la maldad intrínseca que nos suponen.
Alguno dirá: «Cómo te quemas. A mí me hace gracia». Bueno, yo prefiero políticos mediocres pero que no me estén dando supuestas lecciones de civismo con mi dinero.

Y mientras leéis esto, yo me voy a Bruselas a un Congreso, a la capital del mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada