lunes, 6 de junio de 2016

Los clásicos y los poetas ingleses de la Gran Guerra

Nos llegó un libro sobre el tema y he leído la primera parte, lo más genérico, porque luego la autora, Elizabeth Vandiver, va comentando a fondo poemas de esos poetas, que yo -por desgracia- conozco todavía muy poco, por lo que lo leeré cuando los lea (si los leo).

El libro es una maravilla. Hace un estudio impresionante de la enseñanza de los clásicos en las escuelas y universidades inglesas, poniendo muy bien en contexto por qué aquella generación devastada por la Guerra acudía en sus poesías a los referentes grecolatinos, con más o menos erudición, pero al fin y al cabo a ellos. Por primera vez veo que alguien precisa los conocimientos medios de lenguas clásicas, que siendo grandes (y en algunos casos, como el de Ronald Knox, brutales, pues era capaz de traducir al griego versos ingleses de manera admirable), también podían ser muy medianos: Vandiiver explica bien que había muchos que aprobaban a base de formulitas, apuros de última hora y barnices varios,
Cualquier referencia clásica se podía usar de varias maneras, por ejemplo Roma y César podían aparecer como progermanos (conquistando las Galias) o justo lo contrario (Occidente contra los bárbaros). Los textos que leían en las escuelas eran habitualmente antologías que resaltaban la pureza, caballerosidad y el patriotismo. También se tendía a la identificación de los clásicos y el sacrificio.

También desmonta las generalizaciones sobre el supuesto antimilitarismo de todos, que atribuye a la generalización de puntos de vista de poetas concretos, especialmente Wilfried Owen, al conjunto de los que escribieron poemas en las trincheras, que fueron muchos. Me sorprendió saber que el poema de Kipling
If any question why we died
Tell them. because our fathers lied.
que yo siempre había entendido en clave antibelicista, es justo lo contrario: Kipling ataca a los irenistas, a los que culpa de la muerte de un hijo suyo por su retraso en enfrentarse con los alemanes.

------

De ese poema hizo una versión Jon Juaristi:
Spoon River. Euskadi

¿Te preguntas, viajero, por qué hemos muerto jóvenes,
y por qué hemos matado tan estúpidamente?
Nuestros padres mintieron: eso es todo
Yo creo que ahora no lo haría así, pero no deja de ser una versión de gran fuerza.

-----

Por lo demás, me acordé varias veces de Tolkien, por ejemplo cuando se ve la idealización de la vida tranquila de personajes como Bilbo en poemas de algunos de los que estuvieron en la guerra. Pero sobre eso ha salido un libro, que comentan muy bien en Bienvenidos a la FiestaTolkien y la Primera Guerra Mundial. Y esto.

3 comentarios:

  1. A propósito de los clásicos grecolatinos, una pregunta: ¿es verdad que nadie sabe hoy cómo se pronunciaba realmente el latín y el griego
    en la poesía clásica? ¿Cómo sonaban realmente los versos de Virgilio?

    Es lo que afirma uno de los mejores especialistas actuales de Góngora (si no el mejor) en esta "Presentación del libro "El universo de Góngora: orígenes, textos y representaciones", del ciclo (muy interesante, por cierto) de conferencias de la Cátedra Góngora de Córdoba.

    Minutos 28 y 66'45''

    https://www.youtube.com/watch?v=dFc1aLVOezk

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que se pasa de estupendo. Estirando el argumento, no podríamos apreciar ahora a Góngora, puesto que no tenemos la capacidad de llegar a la fonética del castellano concreto del XVII. De Virgilio dice que no podemos apreciarlo porque no tenemos sílabas largas y breves: entonces es un problema de españoles, digo yo, pero no de alemanes o ingleses. Ya digo que se pone demasiado estupendo, no sé por qué en realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni de los chinos, puesto que en chino la misma palabra puede tener 4 "duraciones" o "longitudes" diferentes.

      En cuanto a Góngora, al parecer hay que recitarlo como el poeta (y gran especialista de métrica) Antonio Carvajal lo hace en su muy interesante conferencia del mismo ciclo:

      A partir del minuto 8' 25'':

      https://www.youtube.com/watch?v=nR8NEfJrGoM

      Eliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...