miércoles, 8 de junio de 2016

La realidad de verdad

Una cita de María Zambrano que traía el otro día Enrique García-Máiquez:
La realidad nos cerca y, sin embargo, hay que buscarla.
Steinhardt, hablando del beso de Cristo al Gran Inquisidor, dice que tiene el mismo efecto que una gran obra de arte: «rompe el conjuro. La fe nos alegra porque nos pone de repente en contacto con lo real. De donde se deduce que la realidad -la realidad incorrupta- es bella y que la resonancia es una ley fundamental (37).
En otro lugar se refiere del mundo «contaminado por el pecado y aliado con el diablo -que no es el auténticamente original»-, porque «no es más que una imagen secundaria, deformada y distorsionada, una ilusión que los campesinos y los habitantes de la ciudad perciben como una venta, pero que don Quijote sabe que es un castillo» (146-7).

Y todavía más adelante recoge lo de Dostoyevsky de que solo hay dos personajes positivos en la literatura: Mr. Pickwick y don Quijote. Steinhardt por su parte añade al príncipe Mishkin (365).

3 comentarios:

  1. No comprendo bien lo que aquí se quiere decir con "personajes positivos". ¿No lo es Cordelia, por ejemplo? ¿Tampoco Dulcinea? ¿Dante, o Virgilio, o Beatriz, en la Comedia? Y se me ocurren docenas y docenas más. Ya digo, no lo entiendo.

    ResponderEliminar
  2. Disculpe la ignorancia, a qué se refiere el Quijote con una venta; entiendo el castillo, no así la venta. Gracias por su solícita respuesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La venta es la posada en la que se detiene y que cree que es un castillo

      Eliminar