miércoles, 17 de febrero de 2016

Los angelismos perfeccionistas

Debería ser evidente en una sociedad sensata, pero creo que es muy importante recordar lo que recoge Nicolae Steinhardt del Dr. Sergiu Al-George. Vosotros podréis fácilmente decidir a quién aplicarlo:
No podemos alcanzar aquí la perfección absoluta y todos los regímenes que lo pretenden conducen fácilmente a la tiranía y al horror, ya que persiguen un fantasma que inevitablemente con el tiempo serán capaces de alcanzar sólo si lo imponen por decreto. Quien persigue la sociedad perfecta llega siempre a la felicidad obligatoria sancionada por la policía y el código penal. Sólo los gobiernos relativistas son pacíficos; y, como decía el coronel Broser, puede ser que la idea más sensata la haya expresado con cinismo y de manera provocadora el conde Taufe, ministro del Imperio Austro-húngaro: hay que mantener a todas las naciones del imperio en un estado similar de insatisfacción.
(Por este motivo, los políticos corrompidos del periodo del directorio francés pudieron pasar por verdaderos ángeles en comparación con los incorruptibles del periodo de Robespierre) (287).

7 comentarios:

  1. "Sólo los gobiernos relativistas son pacíficos". Pero, ¿no habíamos quedado en que el relativismo es el demonio, con rabo y todo, y que la Verdad es sólo Una?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú, Anónimo, ¿con quién has quedado en eso? Yo no sé con quién te pusiste de acuerdo en que el relativismo es el demonio. Yo sé que la política es imperfecta.
      Aquí habla de gobiernos relativistas oponiéndolos o los los regímenes 'felicistas' y pone el ejemplo del Imperio Austro-húngaro (que tú quizá nunca llamarías 'relativista') frente a los jacobinos de la Revolución Francesa (al que tú seguramente considerarías 'relativista' en tus categorías. En quien estaba pensando, claro, que todo hay que explicártelo, es en el régimen comunista rumano, que les obligaba a ser felices; a él en concreto metiéndolo cuatro años en la cárcel. Los comunistas no eran relativistas.

      Me parece que este no es el lugar para pretender lucirte con tus argumentos infantiles.

      Eliminar
  2. Gracias; no pretendía "lucirme", sino sólo precisar algunas cosas. Pienso que, si entendemos por "relativismo" el hecho de que, en la esfera pública, puedan coexistir (y, de ser posible, entenderse) ideas y concepciones del mundo diferentes, no sólo no es una mala cosa, sino muy necesaria. Pero me temo que no siempre es eso lo que se entiende por "relativismo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no llamaría a eso relativismo. Está definiendo usted el pluralismo político.

      Eliminar
    2. Yo tampoco. De hecho, el diccionario de la Academia define relativismo como "m. Fil. Teoría que niega el carácter absoluto del conocimiento, al hacerlo depender del sujeto que conoce". No parece, sin embargo, que sea eso lo que entiende por el término Steinhardt, cuando dice que "sólo los gobiernos relativistas son pacíficos". Más bien parece que habla justamente de eso, de los gobiernos no dictatoriales, sino políticamente pluralistas. Luego las reclamaciones, al maestro armero, no a mí, ¿no cree?

      Eliminar
  3. Muy jugosas las aportaciones de Sir Isaiah Berlin sobre estos asuntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las vi enlazadas en tu Facebook: muy interesantes.

      Eliminar