domingo, 9 de diciembre de 2012

Gripsholm

Otro sitio en ese mundo interior alrededor de Estocolmo de lagos: Gripsholm, un castillo real y un pueblo de veraneo muy para escribir allí poemas en prosa y aburrirse un poco al sol tibio de agosto.


El castillo era bastote, de reyes bárbaros pasados un poco por la garlopa francesa, pero detrás había un jardín de árboles enormes y florecillas como estas:


Y a principios del siglo XX pusieron una estatua y quedó un lugar milagroso:




Pero miradlo desde arriba, para pillar bien el ámbito escenográfico:

[esta foto no es mía: la enlazo de aquí]

Ypara cruzar a la isla, un puente vangoghiano:


Y para mayor alegría, una serie de piedras con runas, como esta:

Y explicaba una placa el contenido: Se portaron como hombres, lejos, a por oro y en el este dieron comida a la serpiente (=mataron enemigos) y murieron al sur en la tierra de los sarracenos (Serkland). A mí me hizo gracia pensar que podían ser aquellos vikingos que se dejaban caer por España (sarracenlandia daquela), en concreto por Galicia, a llevarse oro o lo que pillasen.

Y había una estación de tren en desuso -pero en estado de revista-, conservada de cuando venían desde Estocolmo en trenecitos de juguete. Allí, este cartel:

1 comentario:

  1. Vaya pasada! Allí los poemas, más o menos buenos, deben salir sólos.
    Y esos tíos de los cuernos llegaron hasta Sevilla por el Guadalquivir y formaron una...

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...