jueves, 27 de diciembre de 2012

Burgos con calor

En Burgos, el fin de semana pasado, llegan a ir misioneros del Cambio Climático Inducido por el Hombre (=CCIH) y toda la (supuestamente levítica) ciudad se habría convertido en masa: 14 grados de sol. Yo hasta me tambaleé en mi ateísmo climático y empecé a escuchar voces que al menos me tiraban al agnosticismo, ay.

Por no caer en ello, opté por hacer una tournée de iglesias.
Yo tenía ganas de ver despacio un retablo de san Lesmes, de la época de más empuje mercantil de Burgos: principios del XVI, cuando tiraban la casa por la ventana esos mercaderes de la lana con Flandes, que se retratan aquí de rodillas, él a la izquierda y ella a la derecha, los García de Salamanca:

[esta foto es de la wikipedia; las demás -ya se nota- son mías]


Un Llanto sobre Cristo muerto con pocas figuras, las justas:


En el centro, Cristo con la Cruz, ayudado por Simón de Cirene y la Verónica (nunca los había visto juntos así; frente al Cristo rodeado de sayones del barroco castellano, esto es lo contrario: rodeado de los que le ayudan: ¿otra religiosidad?):


Y por la tarde estuvimos en san Gil. Os libráis de más fotos porque me quedé sin batería: pero qué formidables retablos.

Y el domingo quise ver el convento del Carmen, pero qué chasco: eran cuatro paredes, un retablo feo hasta decir basta y una capilla nueva al menos caliente, pero anodina. Lo mejor de ese convento está en el relato de su fundación que hizo la santa. Allí, materialmente, solo quedaba este escudo y este lema CALLAR Y OBRAR (en un marco incomparable de cables y feísmo):

No hay comentarios:

Publicar un comentario