martes, 9 de octubre de 2012

Museo Nacional de Estocolmo 12

La siguiente exposición, "Pasiones", me gustó mucho, mucho.

Entrabas y oías unos gritos escalofriantes. Era un vídeo de Absalón, un artista israelí que aparecía ante la cámara gritando con todas sus fuerzas y un dolor en cada grito que daba compasión. Murió al año siguiente (y no sé si soy sentimental al pensar que ese dolor fue el que acabó con su muerte un año después, con 28 años; aquí dice que murió brutalmente).

No sé si aquello era arte, pero dolor en estado puro, sí:




[y aquí tenéis un trozo del vídeo]


Y al lado, en contraste, un cuadro de un noble español de Antonio Moro:

2 comentarios:

  1. Lo de Absalón me trae a la memoria los bustos del escultor Franz Xaver Messerschmidt (1736-83). ¿Los conoces?

    ResponderEliminar
  2. Lo conocía de Viena (aunque había tantos bustos que me empacharon) y fue el primero que me vino a la cabeza cuando vi el título de la exposición.
    Y sí, tenían allí un busto suyo, de un hombre bostezando; y me gustó verlo en ese contexto distinto.

    ResponderEliminar