jueves, 4 de octubre de 2012

Manuel Gallego Jorreto y el Museo de Platerías

Disfruté bastante de la conferencia en la que Manuel Gallego Jorreto explicó la renovación del edificio del Banco de España para Museo de las Peregrinaciones.
Ha sido un proyecto polémico porque está en una plaza especialmente importante (aquí una descripción detallada):







La opción era tirar el edificio de la izquierda, de los años treinta, bastante sosón pero que no chirriaba (si no te fijabas), o hacer un edificio nuevo: no se atrevieron a tirarlo y han hecho algo que, bueno, tiene su interés.
Gallego Jorreto, en un balbuceante gallego*, se fue defendiendo de acusaciones que se ve que tenía clavadas: habló de que "a cidade se foi refacendo sobre si mesma" a lo largo de la historia, que el proyecto es resultado de una "fonda reflexión" y que todo fue muy complejo: resulta que en el sótano descubrieron restos de la primera muralla medieval (y que ahora esos restos están cubiertos de agua, en una piscina 'involuntaria' que impide terminar el salón de actos) y luego tuvieron dificultades en la realización y ahora el proyecto museográfico (sic) que él creyó que iba a ser ha resultado ser una risa: una gran maqueta de la catedral y fotos de Google Maps para llenar el edificio.
Pero cuando dejó de responder a las (tácitas) quejas es cuando citó ¡ay! a Valente: "espacio de silencio", dijo: por eso tapó las ventanas (ay).

Luego habló de que había hecho 'un camino en diálogo' con la torre Berenguela de la Catedral, para que un peregrino sueco o finlandés, al subir las escaleras, se encontrasen esa vista. Ese 'gesto' es el que ha hecho que ahora haya una especie de cuerno en el tejado:



Y en el lateral "frente a o pesado, o lixeiro": un muro de cristal. Dijo varias veces que era de color gris verdoso y que a veces parecía metálico y a veces vidrio:





Eso es lo que me pone un poco nervioso en algunos proyectos modernos: aparte de su pericia técnica los arquitectos parece que hacen las cosas por 'ocurrencias': cuernos en los tejados o paredes gris-verdosas.

Aquí tenéis muchas fotos de las obras.

---
* Es políticamente correcto entre el mundo de los coroneles** hablar gallego en público y castellano en la intimidad. Y claro, se le escapaban palabras como espacio (¹espazo), generado (¹xerado), de la Catedral (¹da Catedral), proyecto (¹proxecto), cuarenta (¹corenta), tuvera (¹tivera) tuvimos que plantear (¹tivemos que plantexar). A mí lo que más gracia me hizo fue que dijera varias veces 'aiquí' (¹aquí)
___
** Esto de los 'coroneles' es una broma mía para referirme a un grupo de 'personalidades' que son las que cortan el bacalao en Santiago: todos ellos se mueven en una línea de centro-izquierda, con buenas relaciones con el estamento eclesiástico y un regionalismo-nacionalismo bien llevado que cuando hace falta no tiene problema en aceptar los honores que el Estado lógicamente les reconoce.

10 comentarios:

  1. Me hubiera gustado que lo tirasen, no tiene tanto valor, y sería precioso entrar por el Vilar hacia la Catedral. Se había hablado alguna vez, pero imagino que se habrán acojonado, perdón, por que parece edificio viejo y de piedra...

    Gallego Jorreto me parece un gran arquitecto, en Galicia aún no se ha hecho nada como la rehabilitación del Museo de BBAA de Coruña, le doy mi voto de confianza;)

    Supongo que en vez de aiqui quería decir eiqui y le quedó eso. Me recuerda a los hipergaleguismos Touriño "chegou a HOURA de Galicia"

    ResponderEliminar
  2. Yo también lo habría tirado, aunque nos enseñó la foto de las casas previas y estaban a la misma altura del edificio actual; vamos, que nunca hubo perspectiva libre desde El Vilar.
    Yo pensé lo mismo en la conferencia: no se han atrevido a tirarlo y a hacer un edificio valiente para un sitio así.
    Gallego Jorreto me dejó muy buena impresión de persona que domina lo técnico, aunque le critique esas soluciones, que en realidad tampoco me parecen tan mal (lo que me fastidia más que otra cosa es la explicación infantil). Yo lo que tengo ganas de ver es la casa que hizo para el Presidente de la Xunta: de lejos parece una maravilla.

    ResponderEliminar
  3. Mi punto de vista, conservador, lo sé:
    El edificio antiguo no es feo. Es convencional y no rompe con el entorno.
    No sé por qué demonios tirarían las casas del XIX en vez de restaurarlas.
    Sin conocer el sitio como vosotros, yo no soy partidario de alterar la estructura urbana con el afán de abrir espacios de perspectiva. Normalmente el trazado urbano obedece a razones históricas y son reflejo de una concepción, una época y unas necesidades que vienen de siglos, alterarlas gratuitamente suele ser una arbitrariedad. (¡Anda que la vía de la concilizione...!)Tiene su encanto eso de caminar por callejas estrechas y misteriosas y toparse de repente con una plaza sorprendente.
    Lo de hacer un edificio valiente las más de las veces queda en un: ¡valiente edificio!

    ResponderEliminar
  4. Sí, se puede decir que no es un edificio feo. Quizá sea mejor no meneallo, dejarlo como está y y sobre todo no embarcarse sin garantías en algo 'nuevo', porque el daño a esa plaza sería colosal.
    El arquitecto nos enseñó las casas que había antes de que hicieran el Banco de España y le daban un sabor muy bonito a la plaza.

    ResponderEliminar
  5. Yo, de tirarlo, no lo habría tirado para darle vistas a otra cosa sino para hacer en su lugar algo mejor.
    Solamente tiraría cosas viejas para hacer sitio a cosas nuevas y mejores. Si una catedral ha estado siempre en una placita imposible, tirarlo todo para darle vistas es una cosa un poco, no sé, ¿paleta?
    Ahora bien, si uno planea hacer una catedral nueva y fabulosa, lo lógico es que tire la vieja con el barrio y sus alrededores. O que la haga en medio de una amena campiña.

    ResponderEliminar
  6. ... no se dice "proxecto", Ángel; se dice "proyeto" :-)

    ResponderEliminar
  7. Vale la pena ver aquí http://www.ondiseno.com/proyecto.php?id=1251
    cómo resolvió Moneo la ampliación del Banco de España.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por el enlace a lo de Moneo: curioso. También le gustan las paredes de cristal gris verdoso; deben de estar de moda ahora.

    Pues, Antón, me entró la duda de si se diría *proxeto y hasta lo miré en el Diccionario de la RAG, donde aparece 'proxecto', no sé muy bien por qué. Lo que no sé es si aquí se puede decir con 'eiquí' (creo habérselo oído a gente que se supone que sabe): en el diccionario de la RAG no aparece.

    ResponderEliminar

  9. No creo que sea una cuestión de paletos o no. El edificio no tiene mayor interés estético o histórico. Está fuera de lugar, perjudica al Rococó de la Casa del Deán, y obstruye una plaza que ganaría, como la rúa del Vilar.

    ResponderEliminar
  10. Mejor en medio de una amena campiña, D. Javier...

    ResponderEliminar