sábado, 25 de agosto de 2012

Engelbreckt

La iglesia de Engelbrekt la acabó Lars Israel Wahlman en 1914, formando parte [aquí foto de época] del proyecto urbanístico de Larkstaden, al norte de Estocolmo: arts and crafts, 'tradición sueca', romanticismo, estirar la tradición de la arquitectura pero sin romperla, pocos años antes de que todo saltara por los aires:



Es de una altura asombrosa, estirando los tejados y cubriéndolos de placas metálicas al ritmo de las exigencias de la nieve.

Y hay un amor a los detalles admirable [muchos en esta grandiosa galería de fotos y muchos otros en esta otra]

Por dentro eran blancas las paredes [¿restos de la iconoclastia luterana convertida en tradición?], pero con unos grandiosos frescos en la cabecera: Cristo crucificado en el centro y adorado por ángeles y hombres y en los laterales Adán y Eva antes y después de la caída:



La pintura central:


Admirable. [Más fotos aquí y más fotos aquí]

2 comentarios:

  1. Angel, me está fascinando tu viaje (ya nuestro, de todos tus seguidores) a Suecia.
    Esta iglesia es impresionante. Te doy la razón, es verdad, parafraseando a V. LLosa, ¿cuando se jodió todo en el Perú? o en la arquitectura o el arte...
    Las pinturas son maravillosas. Por otra parte, no deja de tener el estilo sus concomitancias con ese Gaudí que tú a veces denuestas.

    ResponderEliminar
  2. Pues vas a tener tiempo de hartarte de cosas suecas, porque me da que voy a tener para bastante tiempo con esto, que me está divirtiendo mucho contar, por otro lado.
    Con lo de Gaudí pones el dedo en la llaga: le estuve dando vueltas justo a eso y eso justamente es lo que hace que mire todo ese tipo de arte con prevención: es, cuando está mejor, un arte a punto de morir y eso se nota. Pero seguiré hablando de ello a propósito de otros edificios que vi por Estocolmo.

    ResponderEliminar