jueves, 29 de marzo de 2012

La Catedral de Barcelona



Aérea, muy elegante, algo oscura.
En el XIX le hicieron una portada neogótica a los pies y un cimborrio justo allí, en el sitio más raro para hacerlo: da el pego y no chirría, que ya es algo (aunque se está cayendo y estaba todo en restauración).
Hay muchos santos de categoría enterrados allí: san Raimundo de Peñafort, san Olegario y en la cripta Santa Eulalia: de pequeños leímos -era el franquismo, perdonadme- cómo la mataron: era impresionante lo de la nevada que ocultó su cuerpo desnudo crucificado.
Y fue una fiesta ir de capilla en capilla e ir encontrando un buen grupo de muy buenos retablos de tablas del XV-XVI, de esos de ir mirando poco a poco, por calles y escenas [detalles y fotos -las que pongo son de allí- en la detalladísima entrada de la wikipedia (y también buenas fotos aquí)].



Y para una próxima visita, el Museo de la Catedral: con todo lo que vi, no me dio tiempo a poder verlo todo en Barcelona, ni siquiera lo que tienen de hasta el XVIII.

2 comentarios:

  1. ¿Conoces el poema de Unamuno "La catedral de Barcelona"? No lo copio aquí porque es largo, pero en internet puedes encontrarlo. Es además antecedente claro del de Leopoldo Panero "En la catedral de Astorga".

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Gatoflauta.
    Me gusta sobre todo el principio:

    La catedral de Barcelona dice:
    Se levantan, palmeras de granito,
    desnudas mis columnas; en las bóvedas
    abriéndose sus copas se entrelazan,
    y del recinto en torno su follaje
    espeso cae hasta prender en tierra,
    desgarrones dejando en ventanales,
    y cerrando con piedra floreciente
    tienda de paz en vasto campamento.

    ResponderEliminar