lunes, 24 de octubre de 2011

Salamanca 1

Mientras me alargaba aquí un mes y medio contando de Estonia, me dio hasta para hacer un viaje a Salamanca.
A la ida volví a oír -era por Lugo- un curioso programa de esquelas radiadas: hablaban de bisobrinos y que todos los finados habían muerto 'confortados con los santos sacramentos y la Bendición de su Santidad'. Pedían oraciones y acababan siempre con 'favores que agradecen' (las oraciones, supongo). Acababa la esquela -otro elemento diferencial- con el recorrido de los autobuses que van recogiendo gente -por la dispersión y el minifundismo, that's why.
Y luego, en radio 3, un monográfico de Cesaria Evora muy bueno. Y me acordé de cuando la oía camino de Almodóvar del Campo, aquellos años.
Y en Salamanca, me dio un alegrón encontrarme esto al poco de llegar. Ole, Melmac:

8 comentarios:

  1. ¡Qué bueno! Yo también he sido muy fan del bueno ALF. No me perdía capítulo. Y Salamanca es mi 'alma mater', así que este post está lleno de nostalgia de la buena.

    ResponderEliminar
  2. Yo no he visto nunca Alf.
    Toda la entrada es una comparación entre Salamanca y Santiago: en Santiago tenemos 'Galicia is not Spain'; en Salamanca ponen eso de 'Melmac is not Spain': una diferencia estratosférica entre un nacionalismo ceñudo y sin humor y lo contrario.

    ResponderEliminar
  3. Excelente la recopilación de Cesaria Evora. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  4. Pues si no vio nunca Alf se perdió usted algo realmente bueno y divertido con un bicho que era encantador.

    Es indudable que la gracia del grafitti está precisamente en comparar Melmac con España.

    ResponderEliminar
  5. Milkus, es un programa que te encantaría, con mucha música brasileña.
    Y ya me gustaría, Anónimo, saber más de Melmac: yo me quedé en lo más 'político'.

    ResponderEliminar
  6. ¿Que no has visto nunca Alf? ¡Eso es imperdonable!

    ResponderEliminar
  7. Llego tarde a comentar; lástima de haber estado fuera estos días... En casa de mis abuelos solíamos escuchar esas esquelas, ¿nunca las habías oído? Yo (que me sé de algunos casos falsos) siempre he sospechado de las esquelas dulcificadas, de que todo el mundo muera tan a bien con Nuestro Señor... en fin, ojalá fuera así.

    ResponderEliminar