lunes, 18 de julio de 2011

von Balthasar y el Opus Dei

Me ha interesado mucho, en una bibliografía sobre el Opus Dei (aquí en PDF)*, la explicación detallada sobre un artículo de gran repercusión:
Balthasar, Hans Urs Von, “Integralismus”, Wort und Wahrheit: Monatsschrift für Religion und Kultur, vol. XVIII, núm. 2 (1963), pp. 737-744.
→ Von Balthasar, uno de los teólogos más prolíficos e influyentes del siglo XX, aspira en este artículo a exponer el fenómeno religioso-social del integrismo. En ese contexto, hay en las pp. 742-744 unas referencias al Opus Dei y a la espiritualidad de Camino. El artículo dio origen a una nota de rectificación de Álvaro del Portillo, entonces Secretario General del Opus Dei, aparecida en esta misma revista. Meses después, von Balthasar redujo su crítica a una «algo ruda sospecha» (“Friedliche Fragen an das Opus Dei”, en Der christliche Sonntag (Freiburg i. Br.), 12 de abril de 1964, pp. 117-118) y no las volvió a repetir a lo largo de su vida. Tampoco citó al Opus Dei en otro artículo –“Integrismo hoy”–, aparecido poco después de su muerte (“Integralismus heute”, en Diakonia (Mainz/Freiburg) 4 (1988) pp. 221-229). Además, en una entrevista de 1976, comentó al hablar de la situación de diversas instituciones de la Iglesia: «Entre los lados positivos, mencionemos también al Opus Dei y su audacia de la síntesis entre una vida evangélica total y una secularidad total» (entrevista publicada con el título “Geist und Feuer” en Herder Korrespondenz, 2 (1976) 80 y recogida en su obra, Zu seinem Werk, Einsiedeln, 2000). Palabras que distan mucho de las de 1963 y que rectifican aquella “ruda sospecha”, pero que no recogen otros autores que se limitan a repetir la crítica
inicial de von Balthasar.

Lo triste es que aquellas críticas de 1963 las han repetido los que querían atizar al Opus Dei en la cabeza usando de palo palabras del quizá mejor teólogo católico del siglo XX (que sea el mejor no lo sé, hablo de oídas, yo sólo he leído un Viacrucis suyo excelente y un grandísimo libro sobre Santa Teresa del Niño Jesús y le tengo ganas a sus grandes obras teológicas), pero nunca repitieron lo que dijo después. Y así se escribe la historia, todavía ahora.
Luego he empezado un libro, Claves teológicas de la enseñanza de san Josemaría, [algunas de las páginas pertinentes las podéis ver en Google Libros] que resulta que es la base de esa nota bibliográfica, con más datos contextuales: justo por esos años von Balthasar había creado un Instituto Secular (el Opus Dei era entonces un Instituto Secular de derecho, aunque san Josemaría ya quería cambiar su configuración jurídica, claramente inadecuada) en el que sus miembros tenían que hacer un tipo de trabajo determinado por obediencia (eso no pasaba en el Opus Dei, ni pasa) y von Balthasar debió de pensar: hay gente de la Obra con Franco en España, luego los ha puesto ahí a la fuerza el fundador del Opus Dei, luego eso es un caso de integrismo de libro. Supongo que más adelante comprendería que no era como se había imaginado.

*José María Fernández Montes, Santiago Martínez Sánchez, José Luis González Gullón, "Bibliografía general sobre el Opus Dei (II)", Studia et documenta 5 (2011), p. 447-533 (aquí p. 460-461)
Studia et Documenta es la Revista del Instituto Histórico San Josemaría Escrivá de Balaguer de Roma -del Opus Dei, ça va de soi.

5 comentarios:

  1. Von Balthasar ha sido un personaje muy controvertido, empezando por su salida de la Compañía de Jesús, Ángel. Ha sido tildado de progre y también de integrista, lo cierto es que fue un grandísimo teólogo que no llegó a recibir el capelo porque murió el día antes de que se celebrase el consistorio en el que Juan Pablo II tenía que crearlo cardenal.
    Benedicto XVI siempre lo ha tenido en su más alta consideración, incluso han firmado libros juntos, y ahora mismo, Balthasar es uno de los principales referentes del Movimiento Comunión y Liberación que, curiosamente, también son tachados de interistas por algunos.
    Paradojas y curiosidades.

    ResponderEliminar
  2. Nunca pude con los siete tomazos de su Gloria, pero te recomiendo vivamente ¿Nos conoce Jesús? ¿Lo conocemos?, imprescindible.

    ResponderEliminar
  3. Genial, muchas gracias por el artículo. Aunque por mis estudios de Teología y por algunas amistades que tengo pertenecientes al Opus se supone que debería haber conocido el tema que expones en tu artículo, no tenía ni idea. Gracias también por los enlaces ofrecidos.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  4. T, eso es lo que hace más interesante su figura: gran teólogo (Dal, me apunto ese libro) y biografía personal compleja.
    En el caso del Opus Dei parece que pesa mucho su visión de la santidad, que excluía a los laicos per se (y en eso, apoyándose en la visión de Adrianne von Speyr). Tampoco pensaba que existiese una vocación al matrimonio.
    El tema, Álvaro es fascinante: la posibilidad teórica de la santidad en lo ordinario. Y lo que supone santificar las cosas ordinarias (no santificarse 'a pesar' de ellas), la libertad de los laicos en cuestiones opinables, empezando por las políticas (frente a una visión clericalista en la que todo se mezcla; o frente al alejamiento del mundo que define a los religiosos).

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante. Desde que leí tu entrada por la mañana llevo todo el día pensando en lo del mejor teólogo del siglo XX. Para mí sería un "frankenstein" compuesto a partes iguales por Yves Congar y Henri de Lubac. Con las gafas y la sonrisa de Jean Daniélou, por supuesto.

    ResponderEliminar