martes, 7 de abril de 2009

En el Pórtico de la Gloria

Y al pelo me viene lo que leí en una reseña de Flannery*:
The images absorbed in childhood are retained by the soul throughout life. In medieval times, the child viewed the same images as his elders, and these were images adequate to the realities they stood for. He formed his images of the Lord from, for example, the stern and majestic Pantocrator, not from a smiling Jesus with a bleeding heart (Lorine M. Getz, Flannery O'Connor: Her life, Library and Book Reviews, The Edwin Mellen Press, Toronto and London, 1980, p. 158).
Las imágenes asimiladas en la niñez las retiene el alma a lo largo de la vida. En tiempos medievales, el niño veía las mismas imágenes que sus mayores, y eran imágenes adecuadas a las realidades que representaban. Él formaba sus imágenes del Señor a partir de, por ejemplo, el Pantocrator severo y en majestad, no de un Jesús sonriente con el corazón ensangrentado.


Las fotos -excelentes- son de aquí.

Y le he estado dando vueltas a esto porque el sábado me fui con Suso a visitar el Portico de la Gloria; había reservado entradas el martes, cuando abrieron la veda de las visitas desde los andamios (aquí se puede hacer la reserva). Y qué impresión ver desde arriba a los ancianos con sus instrumentos musicales y las redomas con las oraciones de los santos que presentan al Cristo en majestad, que en realidad impresiona mucho más desde abajo que cuando estás a su altura. Y ves a los santos en el cielo -esas figuritas pequeñas que están encima de los ángeles con los instrumentos de la Pasión- con las manos juntas ante Cristo, cada uno con su corona (hay un ángel al lado con varias, como si fueran rosquillas, para poner a los que van llegando de los arcos laterales, traídos por ángeles).

Buff, qué tremendo. Con el Pórtico de la Gloria no compite ninguna portada gótica, ni de Burgos siquiera.

2 comentarios:

  1. estimado compañero:

    Siempre te escribo en el primer sitio que encuentro para hablarte de cosas musicales. En este caso, si has visto el cartel del festival de músicas contemplativas, sabrás que cantamos (en este caso el coro de la catedral y Le Baroque Nomade) unas vísperas a la Virgen María, de aquellas que compusieron los misioneros jesuitas que anduvieron por las tierras de China en el siglo XVIII. Será el jueves a las 22:30 en la iglesia de San Martín Pinario. Y si, será menester un buen abrigo, con sus complementarios accesorios, porque en esa iglesia hace frio hasta en el agosto más caluroso.

    Así pues, si estás en la ciudad en estas fechas, ya sabes que estás más que invitado para venir a escuchar el concierto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Sí, sí que estaba al tanto. Hoy iré al concierto de Haendel en las carmelitas y mañana al vuestro: tengo mucho interés en ver cómo suena. Y en ambos casos iré bien abrigado, con botas y abrigo.

    ResponderEliminar