domingo, 1 de febrero de 2009

Hacia el centro (1 de 9)

Salimos de Santiago de mañana; y casi no veíamos entre la lluvia en suspensión, entre la niebla y la oscuridad que prometía quedarse.
Y en el avión, cuando cruzamos las nubes, allí estaba el sol radiante, que parecía imposible (os dejo a vosotros que saquéis la moraleja que queráis) sobre un desierto de nubes densas, de armiño, de nieve. A mí me recordaban a los páramos de Castilla (de pueblo que es uno), nubes que formaban mesetas y valles excavados para que se tirasen los ángeles por las cuestas, como nosotros en Castro, por las laderas de polvo.
Y en Madrid fuimos al lado de las Cortes a comer un pincho (yo me había pimplado antes un CBO, que no estuvo a la altura de mis recuerdos) y de allí al Thyssen. Íbamos con indicaciones de gente sensible sobre lo que no podíamos perdernos allí. Pongo dos cuadros:

El florero de Hans Memling, que es eso y mucho más:

Y La Piedad de Ribera (como es lógico, nadie mira a Jesús muerto; y qué dolor tan inmenso):


6 comentarios:

  1. Maravillosos ambos. Por cierto, y no cuentas qué tal la vuelta, hoy que aquí en Madrid estamos cubiertos por un manto blanco.

    ResponderEliminar
  2. Queremos compartir con vosotros algo que para nos alegra y es de buen cristiano, no guardarse las cosas buenas, ya que lo bueno compartido es doblemente bueno.
    Hemos llegado a nuestras primeras 3.000 visitas, algo inesperado para nosotros que nos ocupamos de una clase muy especial de católicos, los divorciados en nueva unión.
    Desde La Barca, nuestro blog, intentamos testimoniar con nuestras vidas las enseñanzas de la Iglesia y a pesar de nuestra imposibilidad de acceder a Jesús Sacramentado, seguimos tratando de ser lo mejor cristianos que nuestras debilidades y tropiezos nos permiten.
    Sabemos que 3.000 visitas no es mucho, pero es lo que tenemos y lo disfrutamos, quizás un día sean algunas más.
    Mientras nos preparamos para el Día Internacional de los católicos Divorciados en Nueva unión, que se celebrará en todo el mundo el 1º Domingo de Mayo, les gradeceremos vuestras oraciones, las que desde ya descontamos, por las intenciones de tantos que por su “unión irregular” se encuentran alejados de la Iglesia o no se muestran del todo amigos con lo fundamental cristiano.
    Los blogs católicos quizás puedan servir para como elementos modernos de evangelización y considerando que el Cielo no está exclusivamente reservado para los puros y perfectos, les agradeceremos que nos ayuden a que encontremos un lugar.
    Gracias por compartir con nosotros este momento.

    Mundy
    labarca@ymail.com
    www.labarcaglobal.blogspot.com
    Blog hecho por y para divorciados en nueva unión de todo el mundo, sin más aspiraciones que servir.

    ResponderEliminar
  3. Qué envidia de Thyssen. A Ribera le «conozco» de hace algunos años y no me sorprende la belleza de sus pinturas, pero Hans Memling es todo un descubrimiento. Bellísimo el cuadro.

    ResponderEliminar
  4. Ribera es de los grandes, grandes.
    ¡Qué hermoso lo de las nubes!

    ResponderEliminar
  5. Memling es extraordinario.
    Vale la pena ir a Brujas sólo para ver sus pinturas en el antinguo hospital de San Juan. Aquí una muestra:

    http://www.terminartors.com/memlingmuseum-sint-janshospitaal-bruges-840-m

    Y también en el Groeninge Museum, donde hay la mayor concentración de primitivos flamencos: Van Eyck, Van der Weyden, David,... Una maravilla.

    ResponderEliminar
  6. Preciosos los ángeles tirándose por las cuestas bajo el sol radiante.

    Y muy fino lo del "pincho", mucho más elegante, dónde va a parar. En esos detalles se descubre al buen escritor.

    De la impresión del Ribera todavía no me he repuesto. Y ese florero ¿verdad? ¿Qué será lo que tiene ese florero? Y la Santa Rosalía de Murillo, que es un prodigio...

    Me temo que nunca habrá modo de llegar a los Sisley, a no ser que se empiece al revés. Igual en tu próximo viaje. Tú cuenta conmigo que, con croquetas y sin croquetas, me apunto volando.

    ResponderEliminar