jueves, 29 de mayo de 2008

Madrid en mayo (IV)

De conventos e iglesias (I)
El objetivo era Gregorio Fernández en Madrid y lo buscamos haciendo slalom por calles estrechas, vacías a esa hora de la mañana.
Fuimos andando desde Colón: me hizo ilusión ver la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo (estos de provincias, cómo somos). Mientras enfilábamos Conde de Xiquena, Antón me dio la noticia de que había visto una pareja de cernícalos patirrojos (cada loco con su tema).
Allí estaba la iglesia de santa Bárbara (las Salesas Reales), así que entramos y descubrimos al fondo la tumba de Fernando VI, nada menos, con una inscripción latina en la que Carlos III, su hermano, decía que prefería no haber sido rey, que le gustaría que no se hubiera muerto. En el otro lado estaba la del general O'Donnell, con unos relieves como los de la columna de Trajano, pero con soldados con quepis. La iglesia era interesante, ya en el barroco que se despeña a claudicar en neoclásico, pero confitado de nata en cada relieve.
Entre vueltas y revueltas enfilamos a san Plácido, primer objetivo, pero dimos con la iglesia de san Martín. Entramos a ver y nos dimos de frente con la tumba de Alexia, una niña que está en proceso de beatificación. Luego, en san Ginés vimos otra de una niña de 10 años (Alexia creo que murió con 13): era curioso el contraste entre esas niñas y el espectáculo que te encontrabas por esas calles, bien triste.

5 comentarios:

  1. Yo estuve en el mismo curso de Alexia, éramos compañeras de cole, y fíjate dónde ha llegado ella. Me impresiona esa iglesia de San Martín, en medio de lo peorcito de Madrid, pero que, sin embargo, cuenta con el privilegio de ser de las pocas iglesias que tiene exposición perpetua del Santísimo Sacramento. Da un poco de miedo, menos mal que siempre hay un guardia de seguridad vigilando; no es para menos.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer la historia de Alexia. Es impresionante. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Cada loco con su tema... ¡y el único tema que sacas a relucir es el mío! ¿Por qué no nos cuentas porqué quisiste pasar por Conde de Xiquena? :-p

    ResponderEliminar
  4. ¿No será porque vive allí alguien cuyas siglas son A.T? Podrías haber cantado aquéllo de My Fair Lady "In the street where you live" (Es broma). Por cierto, que es una calle maravillosa!

    ResponderEliminar
  5. José María González Suevos2 de junio de 2008, 4:35

    La otra niña:

    Pilar Cimadevilla López-Dóriga.

    Que ofreció el sufrimiento de su enferedad por las Misiones y a quien Nuestro Señor comunicó su muerte prematura.

    .

    ResponderEliminar