martes, 16 de noviembre de 2021

De un examen sobre la Odisea

Hice un examen sobre la Odisea y salió bastante bien. Apunté algunas cosas que me llamaron la atención, por ejemplo este veloz resumen del episodio del Cíclope: 

Le dijo al Cíclope Polifemo que se llamaba Nadie, para después clavarle un palo en el ojo.

En esa línea alguien define a Ulises como el que "sabe leer el ambiente". De Laertes dicen que está "jubilado" y que "entró en depresión".

En una pregunta sobre las siervas se fijaba alguien en las que acompañan a Nausícaa en el país de cuento de hadas de los feacios y las describía como «desestresadas». Me he pasado estos días dándole vueltas, porque creo que refleja bien un ideal actual, como una actualización del deseo clásico de ataraxia: ahora lo que se anhela es poder llegar a un estado de desestresamiento

Otra persona, centrándose en las siervas del palacio de Ulises, que trabajaban de sol a sol y hasta más, dice que 

tenían un estilo de vida muy duro.

También la mujer de Agamenón no le engaña propiamente a él con Egisto, sino que "ha encontrado otro hombre con el que quiere casarse". Supongo que por eso matan los dos a Agamenón, que se interpone en un proyecto de vida tan interesante.

A una pregunta sobre la familia de Ulises cuatro personas me contestaron refiriéndose a Argos, el perro.

Y me sigue llamando la atención el aumento de anglicismos. Tres ejemplos:

- "situación" (=problema): "la situación del Cíclope" (= el problema que tienen con él).

- el hijo "tomaría venganza" (= take revenge). 

- "abuso" en singular, como en el inglés, con sentido de "insultar": "sufre abuso".


7 comentarios:

  1. Me gustan mucho este tipo de entradas. Es un poco tal vez como los IgNobel: te ríes, pero te hacen pensar; me ha resultado interesante lo que resaltas, la presencia del estrés y la falta del mismo en las respuestas.

    ResponderEliminar
  2. Lo del perro, impagable. O témpora....

    ResponderEliminar
  3. Interesante la entrada, aunque uno de los supuestos "anglicismos" no veo yo que lo sea. Me refiero a la expresión "tomar venganza". Copio al respecto un conocido pasaje del "Lazarillo":
    "Y luego otro día, teniendo yo rezumando mi jarro como solía, no pensando el daño que me estaba aparejado ni que el mal ciego me sentía, sentéme como solía; estando recibiendo aquellos dulces tragos, mi cara puesta hacia el cielo, un poco cerrados los ojos por mejor gustar el sabroso licor, sintió el desesperado ciego que agora tenía tiempo de tomar de mí venganza, y con toda su fuerza, alzando con dos manos aquel dulce y amargo jarro, le dejó caer sobre mi boca, ayudándose, como digo, con todo su poder, de manera que el pobre Lázaro, que de nada de esto se guardaba, antes, como otras veces, estaba descuidado y gozoso, verdaderamente me pareció que el cielo, con todo lo que en él hay, me había caído encima".
    Como se ve, ahí está esa expresión, que por tanto tiene largo abolengo en castellano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante. Espero que lo tomase, la persona que hizo el examen, de esa tradición.

      Eliminar
  4. Teniendo en cuenta el largo abolengo de las demás expresiones, es evidente que la persona que hizo el examen bebió de esa tradición tan en boga en nuestro eximio sistema educativo

    ResponderEliminar