lunes, 2 de marzo de 2020

29 de febrero en Burgos - un finde

A la ida el viernes hizo sol todo el tiempo. Estaba el campo, por la zona que más me gusta, que empieza pasado Sahagún, de un verde brillante claro precioso; los árboles, sin hojas. Yo estaba escuchando Radio Clásica hasta que empezaron con el programa ese absurdo que tienen sobre ciencia, que fue cuando oí un programa antiguo de Juego de espejos, con Amalia Bautista.
La cumbre fue luego, una conferencia de José Jiménez Lozano en la Fundación Juan March: qué bien oírle hablar en torno a la Magdalena Terf y las candelas. Todo era como cuando escuchas algo de un músico que conoces, como Bach o de Haendel: la pieza puede ser nueva pero la reconoces en tantas cosas que has oído antes. Echo ahora un vistazo en este blog y resulta que esa conferencia (miro, es de 1996) es como un comentario a un poema suyo. A la vez el argumento desarrollado está en un libro posterior.

A la ida fui por la carretera que va por Teixeiro, para comprar empanada y pan en Casa Zapateiro. A la vuelta qué pesadilla entre Melide y Arzúa, lloviendo a mares y todos conduciendo a paso de burra.

Perdimos las cuatro partidas al parchís. Como en Navidades, nuestra táctica arriesgada no dio frutos. A cambio, mi sobrina quedó cuarta en 200 metros, la primera vez que participaba en el Campeonato de España Absoluto de Atletismo. Aquí se la ve en la carrera de clasificación, llegando primera:



Casi no salimos. Vimos una exposición sobre la expedición de vuelta al mundo, financiada en buena parte por un burgalés. Era muy ilustrativa. Vi por primera vez la nuez moscada, por ejemplo. Entre las cosas de arte, este retablo portátil del XV, de los Condestables, con el escudo de Portugal arriba:



Este san Sebastián, de Diego de Siloé, tan clasicista, está en Barbadillo de Herreros (100 habitantes):


Esto es un sombrero visaya, del XIX, primoroso:


Muy bonito este cuenco del XV:



Toda esta vajilla era también del XV:


No hay comentarios:

Publicar un comentario