jueves, 5 de enero de 2017

toballa

Donde menos te lo esperas, salta la liebre. Esto de san Juan de Ávila:
Si el Señor no bajara del monte a la llanura, scilicet ab altitudine suae maiestatis ad nostram humanitatem carne sanandam ["es decir, desde la alteza de su majestad a sanar nuestra humanidad en la carne"], ¿qué fuera de nosotros? En nuestras enfermedades nos quedáramos. Si el Señor no se quitara la vestidura de su grandeza, disimulándola, y se ciñera con la toballa de nuestra humanidad, por lavar se quedaran los hombres, llenos de sus miserias y suciedades (OC 3.997.1).
El texto me gusta porque es excelente, porque me conmueve, porque tiene restos de la erudición de san Juan de Ávila (citar en latín sin traducir), que el tanto escondió y también por encontrarme la palabra "toballa", que era como llamábamos a la toalla de pequeños. Todo en tan poco.

1 comentario:

  1. En catalán se dice "tovalla" y, con una derivación románica que en boca de niños es deliciosa, "tovallola".

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...