martes, 3 de enero de 2017

En Talavera

Cuando sales de Galicia, todo está menos lejos, así que desde Burgos nos fuimos un día a Talavera, a visitar a unos tíos nuestros que ahora pasan allí buena parte del año, cerca de mi prima y de sus nietos, muy majillos (qué bien hablaban, cómo corrín: no paraban).

El paisaje del viaje: invierno, ocres, grises y un mínima lámina de verde brotado fue una delicia. Al llegar, me llevé el alegrón de ver olivos y encinas, que me recordaron tanto a Ciudad Real.

Lo más emocionante del viaje, sin embargo, fue conducir por la M-40: madre mía, la de coches que había (y qué apueblerinado estoy).

Fuimos primero a visitar el Puente de Castilla-La Mancha, el más alto de España. Aunque es de Calatrava me gustó, prescindiendo de lo que costó y de su uso (escaso). Le hice unas fotos:







Recurro a wikiloc para que os hagáis una idea de cómo es:



La mayor parte del tiempo nos la pasamos hablando y comiendo, como debe ser (qué chopitos probamos: rompían todos los mitos de la necesidad de la cercanía al mar, estando como estábamos en uno de los sitios más lejanos del agua salada de España).

Por la tarde fuimos a la Basílica de nuestra Señora del Prado, que tenía cerámica de Talavera (muy propio) cubriendo las paredes. Y muy antigua: ponía que 1635. En un lado eran escenas evangélicas, en el otro toda la serie de los antepasados de Cristo del inicio del Evangelio de san Mateo.

Aquí tenéis al primero, Abraham. Pone: "Abraham genuit Isaac" («Abraham engendró a Isaac») y así los 42 (no sé si está entera la serie).



Aquí Zorobael genuit Abiud / Abiud genuit Eliacim


A la entrada, para variar, san Cristóbal:


(en este enlace tenéis más)

Al lado había una lápida antiquísima, paleocristiana quizá. Y cerca de la basílica, la plaza de toros donde murió Joselito a un lado y a otro una casa de Sáenz de Oiza que me señaló Fernando y que me recuerda a Lloyd Wright.

Muy bien Talavera, en un día precioso de sol y con Gredos nevado de fondo.

1 comentario:

  1. chopitos? Angel, no serán chocos. Tú puedes vivir en la isla de Arosa que no se te pega nada del mar.

    ResponderEliminar