miércoles, 9 de noviembre de 2016

Viena 23 (La Virgen del Prado)



Allí estaba la archifamosa Virgen del prado, de una grandísima finura. Me gustó un montón. La foto de arriba está muy bien [de wikimedia], pero podéis mirar también la foto espectacular del Museo antes de nada.

Yo, como mucho, puedo traeros primeros planos,como la ciudad de cuento, de color verde y las montañas azules al fondo:


Lo tiene todo: la geometría, la finura del paisaje, los colores fuertes y brillantes de las telas, y los suaves del paisaje y el prado. Y las miradas.

Mirad esas amapolas:



EL rojo, el azul. el verde ocre:


Las plantitas, los pies:


Qué nubes también, qué azul claro del cielo. Y la cara de la Virgen:


Otro día que fui a hacer una tournée para enseñar lo más destacado a otros dos, un señor mayor -presuntamente abuelo- nos dijo que nos quitáramos, porque había dos niñas -presuntas nietas, me imaginé- pintándolo. Yo, que no he aprendido a callarme y a laisser passer, le dije mi opinión bien asentada ya: los niños no deberían estar en los museos. Se quedó de piedra.

El hecho es que es un cuadro maravilloso. Tenía miedo de que me pareciera dulzón, pero qué va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario