martes, 13 de septiembre de 2016

Pero todavía antes de hablar de Viena, Bruselas 4 (Rubens y van Dyck)

Yo iba de decepción en decepción por las siguientes salas, entre cuadros de segundones y huecos en las paredes, hasta que llegué a cositas de Rubens, pruebas, bocetos; pero es que un Rubens a su aire es mejor que la mayoría, por ejemplo en este estudio de una cabeza «de moro»:



O en este estudio de retrato del Conde-Duque de Olivares:


O en este cuadro preparatorio de uno grande (y para tapices) del Triunfo de la Fe Católica:


Mirad qué impresionantes el séquito:


Tenían también bocetos muy buenos de tema mitológico para la Torre de la Parada y una sala entera de cuadros enormes suyos, pero bueno, más de repertorio.

De Van Dyck, había un retrato muy bueno de un jesuita:


Y me encontré la primera representación de san Antonio de Padua que no me ha parecido cursi:

2 comentarios:

  1. Debe de ser cosa de la barba... este domingo pasado en Lovaina fui a Misa a la parroquia de San Antonio y la estatua del santo era muy similar a ese cuadro que pones. Acostumbrado a verlo barbilampiño y jovencito. me costó un montón reconocerlo...

    ResponderEliminar
  2. Es que es para no reconocerlo. Se murió con 35 años,creo, así que ese envejecimiento es más recurso literario para mostrar su "gravedad" y madurez en la santidad.

    P. D.: es la primera vez que vengo por el blog, de un salto desde el de don Enrique García-Maiquez, y prometo volver, no solo a poner pegas quisquillosas sobre la edad de los santos ;)

    ResponderEliminar

Arte en pastillitas

Hay un género de interés creciente, al menos para mí: los vídeos breves de comentario de arte. 1. En El Prado hacen unos vídeos muy chulos...