miércoles, 11 de mayo de 2016

El demonio como toro y como león en Berceo

En los Milagros, me impresionó esta descripción del demonio como toro (466):
en figura de toro      que es escalentado
cavando con los piedes,     el cejo demudando,
con fiera cornadura,      sañoso e irado,
paróseli delante      el traïdor provado.
Y me alegró ver esta otra escena (476-478) de la Virgen dándole palos al demonio (me acordé de la Virgen del Socorro), como un león. Y me recuerda los símiles homéricos sobre leones, en los que es frecuente que alguien se les enfrente (a ver quién explica lo que va de Homero a Berceo, que no lo va a tener fácil):
476 (...) veno Sancta María     como solié venir,
con un palo en mano      pora’l león ferir; (...)
478 Empezóli a dar      de grandes palancadas,
non podién las menudas     escusar las granadas;
lazrava el león      a buenas dinaradas,
non hobo en sus días     las cuestas tan sovadas.
Es decir, que le buenos palos; los pequeños no compensaban los palos grandes; al león lo hería con una buen ración de palos: nunca le había dejado los lomos tan sobados.

2 comentarios:

  1. "Lazrava" es lo mismo que "laceraba": "hería"; "dinarada" es la cantidad de comida que se compra por un dinero, o sea una "ración". Este verso significa algo parecido a "hería al león con buenas raciones (de palos)".

    ResponderEliminar