viernes, 22 de abril de 2016

Algalia y ahelear

La Algalia, bueno las dos, la Algalia de Arriba y la de Abajo, son dos calles del casco antiguo (y no han cambiado de nombre a favor de generales ahora ignotos del XIX; una suerte).
La algalia es un perfume hecho con una víscera de gato. Lo usa mucho san Juan de Ávila, por ejemplo aquí:
[en Pentecostés] ábreles Dios los corazones, sus entrañas, y conocen su mal; y suena aquella voz que suena más que órgano y huele más que algalia (OC 3.376.38)
Y miro en la RAE y me llevo la sorpresa de descubrir un término médico griego ahí debajo.

----

También en san Juan de Ávila, el verbo ahelear (de hiel)
¡Aquí, aquí, hombres, los que andáis desconsolados, afligidos en vuestras conciencias, aheleados con diversas causas de amarguras (…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...