martes, 2 de febrero de 2016

El Carabo y la Silvinia

Estábamos hablando de la Candelaria en el desayuno, que resulta que es patrona de los electricistas. Yo -esto de las neuronas es raro, raro- me acordé de cuando el Carabo se subió borracho -era al que le había tocado ese papel en el pueblo, al pobre: un bendito- a una torre de la luz en las fiestas de Hinestrosa, al lado de Castrojeriz. Murió carbonizado.
Del Carabo decíamos que era novio de la Silvinia, también borracha oficial, la pobre. Recuerdo que le gritaban al pasar por la puerta de su casa. Quiero creer que yo no lo hice nunca. Ahí mis neuronas se niegan a establecer conexiones culpables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada