viernes, 24 de julio de 2015

En el CGAC

Sigo pasando cada cierto tiempo por el CGAC. Hubo exposiciones que me interesaron, pero no tanto como para escribir de ellas aquí. En general, me ha aburrido.
Han cambiado de director y han contratado a uno de Madrid (hubo su cierto escándalo superfarisaico por parte de los de siempre). Le deseo lo mejor. Se queja de que tiene 35000 euros para adquisiciones: no parece mucho dinero, no. Pero vemos cómo se lo han gastado:

El otro día vi la exposición que han abierto con adquisiciones anteriores. La comisaria es Christina Ferreira (con Ch - a ver si conseguís pronunciarlo). Entre las obras seleccionadas están las habituales tontás (por ejemplo estaban los de CODECO) y algunos WTF. Yo me fijé en tres «piezas»:


1. Florentino Díaz, Doble falsedad falsa (2003). Acero inoxidable y caucho:






A mí me basta pensar en que si Platón y las formas y en que si la verdad y que si la ficción para que ya no me parezca mal del todo algo. En lo que me pasé un rato fue en intentar ver si realmente era doble o no todo aquel conglomerado.

---------

2. Asier Mendizabal, Le trou / El agujero (2009), Azulejo y porexpán:







A mi me dejó perplejo el título: le di varias vueltas a la «obra» ver si veía el agujero y nada. Hoy se me ocurrido que en realidad podría ser un tapón de piscina (o del mar incluso): de porexpán por debajo -la ligereza- y azulejos por arriba -la suavidad y la dureza para los pies de los bañistas.

-----

3. Pamen Pereira, Agua caliente para el te II (1995), de arcilla, raíces, talco, cable:



Ya la conozco de otras obras. Siempre es muy matérica. En esta ha puesto el título en castellano (eso es loquísimo aquí, debe de haber alguna razón subversiva).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada