miércoles, 27 de mayo de 2015

Veo arte contemporáneo y me gusta (eran fotos)

Pasé por la Iglesia de la Compañía (desde la expulsión en 1769, "de la Universidad"), toda un performance, en su desacralización de hecho, a la muerte de la religión (como tantas otras, pero esta más todavía, con ese barroco de Simón Rodríguez que a mí me gusta tanto).



Había una exposición sobre el paisaje (bueno, en realidad le habían puesto uno de esos títulos con paréntesis de moda en los postmodernos franceses de los setenta que tanto me fastidian: «En (re)torno á paisaxe»).

Lo primero era una foto de Vari Caramés. Me gustan mucho sus fotos, un montón. Y esta qué buena era: todo borroso (pero a propósito, eh). Me pareció que hasta reconocía el sitio, pasado Becerreá, volviendo para Lugo:




También había fotos de Manuel Sendón que me hubiera gustado hacer a mí. Eran estas:



Son edificios a medio hacer de Galicia; los hay como setas: el individualismo y la falta de previsión en el presupuesto dan esos resultados (lo ya conocido desde Lc. 14.30).
Pero las fotos no eran para «denunciar» (eso tan de superioridad moral que suele hacer La voz de Galicia), eran para que los veamos en sí mismas:




[las fotos la tomo del sitio oficial de la exposición en Facebook]

2 comentarios:

  1. Pedazo de "chaleres" (supongo que infringiendo totalmente la ley de costas) se iban a hacer los tíos...

    ResponderEliminar
  2. A mi también me gusta mucho Vari Caramés, y me apunto a Manuel Sendón desde ya, me encantan estas fotos.

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...