miércoles, 14 de enero de 2015

Zagreb 37 - Fin de excursión y una escapada



Paramos en la Virgen de Jerusalén de (venga, a ver quién sabe pronunciarlo) Trška Vrh (wikipedia). Era una exuberancia barroca otra vez [excelentes fotos aquí].
A mí me dio mucha alegría ver a san Juan Nepomuceno, santo austrohúngaro por definición. Aquí la emperatriz, confesándose con él:



La escapada fue al castillo de Veliki Tabor:





Esto es un libro de los reyes y banes de Dalmacia, Croacia y Eslavonia, hecho por uno de los señores del castillo (un Rattkay Nagy, otra vez la nobleza húngara; es la familia de la lápida de ayer):


Todo estaba ya bastante restaurado (Europa da pasta, el progreso imparable avanza). Hasta tenían allí su leyenda, una tal Veronika emparedada (y su calavera, de testimonio). Pero de lo que más me acuerdo ahora es del paisaje del camino, muy bonito y de la cerveza que nos tomamos en el sitio donde hice la foto de arriba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...