sábado, 15 de noviembre de 2014

Odisea 13

13.1 Todos, hechizados (κηληθμῷ) por lo que les ha contado Ulises. 13.14 Consigue un Trípode y caldera como recompensa añadida.

13.31-35 A punto de volver a Ítaca, un símil del regreso a casa del labrador:
Como piensa en su cena el varón al que en un largo día
con el sólido arado arrastraron los bueyes bermejos
por el haza y, al fin, consolado, contempla el ocaso
por marcharse a cenar aunque apenas le rigen las piernas,
tal de amable la puesta de sol fue esta vez para Ulises.

13.60 "la vejez y la muerte que son heredad de los hombres". Cf. Tolkien y su visión positiva sobre la muerte como don de Ilúvatar a los hombres.

13.79-80 Vuelve dormido (casi como la muerte). Comparar con imágenes egipcias de barcas con muertos.

13.133 Zeus había prometido a Ulises volver. 13.137 Posidón se pica: Ulises viene con más riquezas que cuando salió de Troya.

13.163 Monte que separa a Esqueria de Grecia: fin al mundo de los cuentos.

13.187 A la vez feacios en la primera parte del verso y Ulises en Ítaca en la segunda parte de ese verso.

13.209-210 Desconfiado Ulises. 13.217 Se pone a contar sus tesorillos.

13.222 Teofanía de Atena como joven pastor pero delicado (hijo de reyes). 13.254 Ulises le miente a Atena con una mentira distinta de la que usó para los feacios. 13.294-295 Atena, ahora como mujer: «Basta de inventos y engaños que tienes en el alma metidos» (pero se lo dice sonriendo: 13.287). Le alaba que sea astuto hasta en un momento tan emotivo como el de la vuelta a casa 13.330.336.

13.352-353 Por fin Atenea disipa la nuble de niebla y se alegra Ulises de ver por fin su patria. 13.354: «inundado de gozo besaba la gleba nutricia».

13.384 Otra vez mención de Agamenón.

13.417 Pregunta Ulises a Atena que por qué no ha informado a Telémaco sobre él: ¿crítica a la Telemaquia? Al menos cierta ruptura de la excusa narrativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...