viernes, 14 de noviembre de 2014

Odisea 12

12.12 Lloros sin cuento a Elpénor (del que se habían olvidado antes): no es contradictorio. Es necesiario desde el punto de vista ritual y, por otro lado, antes se lo habían dejado olvidado (y narrativamente está muy bien darse de morros con él en el Hades).

12.61 Anfitrita de azules mejillas, como su marido Posidón que también se asocia con el azul [para el archivo 'colores del mar'].

12.63 Las palomas que llevan a Zeus la ambrosía consiguen pasar a duras penas las Rocas Errantes: (¿pero qué narices será la ambrosía?).

12.69-70 Mención de los Argonautas (la célebre Argo: Ἀργὼ πασιμέλουσα): ciclo épico previo como modelo.

12.96 Una alumna me señaló que Escila come delfines y leones marinos.

12.137-140 Claves del castigo de sus hombres: matar vacas (bien que hambrientos). 12.304 Habían jurado no hacerlo. Las vacas eran inmortales. Parece que el Sol las cuida solo por el deleite de verlas cada día: «aquellas que fueron mi gozo / cada vez que subía al firmamento cuajado de estrellas» (12.379-80).

12.184 El canto de las sirenas.

12.225 Ulises no habla a sus compañeros de Escila/Caribdis: no vayan a esconderse. La Odisea es también un libro sobre el buen gobernante: no hay que contarlo todo a los súbditos

12.249-250 Patetismo: los seis hombres que se lleva Escila pronuncian el nombre de Odiseo.

12.298 Ulises contra todos sus hombres: el rey prudente frente al pueblo insensato.

12.333-339 Otra vez como Moisés y los israelitas. Otra vez traicionado en medio de un sueño.

12.350 «morir boquiabierto en las olas».

12.359 Escena típica de sacrificio, pero de carne prohibida al sacrificio, porque es de los dioses. Es una escena tremendamente perturbadora, porque aquí la carne no es para los dioses, es contra los dioses y por eso 12.395 la carne se pone a mugir.

12.446 Llega a Ogigia y cierra el círculo de su relato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada