martes, 28 de octubre de 2014

Zagreb 23 - Hormigón

Yo, de la arquitectura del Este, me acordaba sobre todo de los panelek de Bratislava (por ejemplo esto y esto), que mezclo con las imágenes de los escenarios de Decálogo de Kieslowski.
Pensaba que no me gustaban. Ahora me doy cuenta de que eran un tesoro que me dejé sin explorar.

En esos días de agosto en Zagreb vivía en un borde del Zagreb moderno (y allí Novi Zagreb) y lo flipé con los edificios de la época comunista.

Y a la vuelta, un día amanecí brutalista. Ahora, veo esta página y me emociono. Y hasta empiezo a distinguir, como este titular: «Hubo buen brutalismo y malo, pero incluso el malo se hizo con seriedad». Y me extasío con los paradigmas british.
Supongo que me pasa esto por tanto ver revistas de arquitectura, por dejar que Loos me comiera el coco con lo del Ornamento y delito y por empezar a fijarme en el hormigón.

Queridos amigos: estoy perdido. No encuentro escapatoria a mi amor intenso por el brutalismo. Hasta me gusta ya Le Corbusier. No me abandonéis, que se está muy solo en estos lugares llenos de jeringuillas. Ahora, hasta me encantaría ir a Belgrado.

Me he hecho fan de Architecture of Doom y, peor, de Plattenbau is your friend y de  Fuck yeah brutalism (¡todo hormigón!).

Yo en Zagreb no era del todo consciente de todo ello. Pero ya tenía el ébola dentro y el penúltimo día me fui a visitar los "Cohetes":







Estas fotos las hice yo:













Disfruté de la visita como un tonto.

Y resulta que ahora me da pena no haber llegado a visitar los bloques de Amutica.

3 comentarios:

  1. Pedazo de entrada. Un verdadero tratado.Mágnífica.

    ResponderEliminar
  2. Viendo este vídeo me he acordado de la primera vez que me interesó el brutalismo arquitectónico, gracias a esta entrada:

    http://www.dezeen.com/2014/09/13/metronomy-explore-the-barbican-estate-in-music-video-by-callum-cooper/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, lo voy a ver con mucho interés.

      Eliminar