miércoles, 11 de junio de 2014

Güelgue

Una variación de san Juan de Ávila a san Agustín*:
No está contento mi corazón con ninguna cosa de acá, ni con trigo, ni vino, ni aceite, hasta que descanse y güelgue en Vos.
Andarse la cabeza al derredor**:
Dice santo Tomás que el verdadero santo, aunque tiene por qué llorar, no mira su maldad sin mirar a Dios: porque mirando el pecado sin mirar a Dios es cosa de gran peligro. Si pasáis un río y miráis el agua, ándaseos la cabeza al derredor; y tanto podéis mirar que caigáis y os ahoguéis. El remedio es mirar al cielo: si miráis agua abajo, como un basilisco que mata, os matará vuestra bestia.
Falta de buenos pastores en la Iglesia***:
O, si les parece que esta a arte de curar ovejas es de algún provecho, estiman en tan poco a ellas y a él, que el alteza de ellos no se quiere inclinar a ejercitar cosa tan baja; ni el regalo de ellos sufre los trabajos que son menester para curar llagas feas de mirar y penosas para oler, y para tomar en los hombros las ovejas perdidas, y llorar y orar de noche por ellas, pidiendo pasto al Señor con que provechosamente las apacienten de día: sufrir al tentado, esforzar el escrupuloso, dar vivos ejemplos de perfecta virtud, abajarse comunicar con los pobres, hacerse siervo del pueblo por Dios, y otros semejantes trabajos que los buenos perlados tienen por honra y descanso, y los malos huyen de ellos con todas sus fuerzas.

----
S. Juan de Ávila, Lecciones sobre la primera canónica de san Juan (I) [en Obras Completas de san Juan de Ávila, II ed. L. de Sala Balust y F. Martín Hernández, BAC, Madrid, 2001, 118-343], aquí *269 l. 88-89 y **341-342 l. 406-11 y Causas y remedios de las herejías, 521-628, ***530.

1 comentario:

  1. ¿Lo dice santo Tomás así? ¿Dónde lo dice? Gracias por las respuestas

    ResponderEliminar