martes, 10 de junio de 2014

Arte joven (y 2)

Los 6000 euros del primer premio se los dieron a Olaia Sendón, que podrá sumar ahora a los otros 6000 que ya le había dado previamente la Axencia Galega de Industrias Culturais [google, qué práctico es].



Y qué era al final su artefacto artístico: pues rollo Podemos. Un video en el que amigos suyos leen -a veces demasiado deprisa y sin vocalizar- un texto en galego hipernormalizado y burocrático, en el que un tal Kaufland (significa 'Tierra de compras' en alemán -expone también en Austria) suelta perlas de sabiduría a lo Diógenes o Sócrates (yo puedo aportar -pedante- que eso es el género literario clásico de la chreia: pequeñas anécdotas en boca de una figura autorizada) pero con finalidad irónica, claro.
Aquí, la malota de Olaia parodia el saber sapiencial del sabio para que su generación -¡la mejor preparada de la historia!- pueda protestar porque no les han dado el pastel que dijeron que les iban a dar y entonces han perdido el tiempo estudiando y ahora solo les queda la opción de quejarse.
[Uhm, y su padre y ella están abonados al bullshit, uhm]

Lo que me extrañó mucho es que no le dieran el premio a Basilisa, que había hecho en la pared un gran tapete como de mesa camilla pero con gominolas, y en esta oacasión a partir de un motivo básico femenino. La gracia de ir a exposiciones como esta es que casi todo lo puedes identificar con tendencias no digo ya del arte contemporáneo, sino de la Escuela de Bellas Artes de Pontevedra, en ese caso una profesora muy mediocre que tiene ahora una exposición en el CGAC de rollo feminista hiperantihiperfreudiano.

PAra terminar en alto esto: no me disgustaron las propuestas de Misha Bies Golas, María Castellanos, Samuel Castro y Miguel Cuba.

Todos los premiados, aquí.

1 comentario:

  1. ¿! No sé cuál es el rolo de fondo del tapete de gominolas, pero sí te puedo decir sinceramente que me ha encantado; le hubiese dado los seis mil euros sin pensarlo más...

    ResponderEliminar

Vamos a contar mentiras

Cuando escribí sobre Sólo hechos , el último volumen de los Diarios de Andrés Trapiello, no quise entrar a algo que cuenta de una cena en Va...