martes, 1 de abril de 2014

Sonoro sonido de las masas

Qué artes de estilista tiene Platón. Pudo ser un Góngora, pero no quiso. En este pasaje de la República pone todos los recursos de sonido de la lengua al servicio de su crítica de la masa ruidosa:
Cuando, dije, se sientan juntos en mogollón muchos para asambleas o tribunales o teatros o campamentos o alguna otra reunión común de la multitud, con mucho estruendo reprueban algunas de las cosas que se dicen y algunas las alaban -en ambos casos desaforadamente- tanto con gritos como con aplausos, y además de eso las piedras y el lugar en el que estén reverberan y hacen que se redoble el ruido de la queja y alabanza.

ὅταν, εἶπον, συγκαθεζόμενοι ἁθρόοι πολλοὶ εἰς ἐκκλησίας ἢ εἰς δικαστήρια ἢ θέατρα ἢ στρατόπεδα ἤ τινα ἄλλον κοινὸν πλήθους σύλλογον σὺν πολλῷ θορύβῳ τὰ μὲν ψέγωσι τῶν λεγομένων ἢ πραττομένων, τὰ δὲ ἐπαινῶσιν, ὑπερβαλλόντως ἑκάτερα, καὶ ἐκβοῶντες καὶ κροτοῦντες, πρὸς δ᾽ αὐτοῖς αἵ τε πέτραι καὶ ὁ τόπος ἐν ᾧ ἂν ὦσιν ἐπηχοῦντες διπλάσιον θόρυβον παρέχωσι τοῦ ψόγου καὶ ἐπαίνου.492 b-c
En sonido sería algo así, separado más o menos en periodos, si se lee en alto (la h es una aspiración suave, también en los grupos ph, th, ch / Repito vocales cuando es una vocal larga / Y es una u francesa o alemana, entre i y u):

Hótan, eipon, sunkathedsómenoi hathróoi pol-l
eis ek-kleesías e eis dikastéeria
e théatra e stratópeda
e tína al-lon koinón pléethus l-logon
syn pol-lóo thorýboo
tamén pségoosi
(toon legoménoon e prattoménoon)
tadé epainóosin
hyperbal-lóntoos hekátera
kai eboóontes kai krotuntes
pros dautóis
haite pétrai kai ho tópos
en hoo an óosin epeekhúntes
diplásion thórybon parékhoosin
tu psógu kai epainu

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada