martes, 23 de abril de 2013

La tarde con sol I

Hace ocho días corrió por Galicia la voz de que ese sábado iba hacer sol. Los mejores columnistas se hicieron eco.
Yo tuve ganas, por primera vez en varios meses, de salir de casa. Quería ver románico por la región del Deza. Se lo propuse a Suso, que se animó también.
Pero nada más salir de Silleda nos entraron las dudas: ¿habíamos estado ya en Acibeiro? Para salir del impasse propuse que nos acercáramos de primeras a ver el Ayuntamiento de Lalín (la capital del cocido), que no es románico, sino de Mansilla y Tuñón. Así de incoherente soy.



Es un edificio bien llamativo [a partir de aquí, las fotos, de la web oficial].


Pero miro en internet y veo que la "inspiración" son los castros celtas (de ahí los círculos concéntricos): la arquitectura contemporánea está llena de edificios creados a partir de una ocurrencia. Casi mejor no enterarse y verlos como collages, constructos o esculturas:







Mirad qué enxebre:

Con esta foto creo que he tocado fondo.

Ay, qué tiempos aquellos en que había pasta para gestos arquitectónicos.

8 comentarios:

  1. Es un truco viejo: presentas lo que se te haya ocurrido, después buscas la argumentación (viene de esto o de lo otro) y ya está: el corazón del que decide encuentra una razón para poder exhibir cuando haga la presentación a los «medios» — el desconocimiento técnico le impide llegar a otras razones, claro.



    ResponderEliminar
  2. Hombre, un "traje tradicional tradicional" aún tiene un pase; pero esos Gaiteiros in Black... madre mía; ¡mas parece un grupo paramilitar que otra cosa! Seguro que los ve Kim Jong Un y se le antojan...

    ResponderEliminar
  3. http://www.aceprensa.com/articles/arquitectura-milagrosa/
    Ya que me has empezado a seguir en twtter te recomiendo este libro, que quizá conozcas sobre el tema de la bubuja arquitectónica.
    Necesitarás suscribirte para acceder, aunque en otras web cuelgan algunos de mis artículos de acceso libre...

    ResponderEliminar
  4. Sí, Juanjo, eso es lo que veo muchas veces en la arquitectura (no te digo en las demás 'artes').
    Yo, Antón, le daría todos los gaiteiros a Kim Jong Un.
    Y gracias, Patricia, por el enlace. Había oído ya hablar del libro; no creo que diga nada que no sepa ya. Para eso bastaba haber leído a Tom Wolfe.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, no; una cosa es que a uno no le guste el abuso de gaiteiros y otros rollos en fastos más o menos oficiales, y otra es condenar sin más la profesión y el instrumento. Me haces recordar a Javier Almuzara, quien en un libro suyo contaba una historia más o menos así: "El profesor X afirma que, según sus estudios, hace ya 8.000 años [o los que fueran] que se toca la gaita. Ya está bien, ¿no?".

    ResponderEliminar
  6. Toda mi solidaridad con la estupenda frase del libro de Almuzara: "Ya está bien, ¿no?"

    ResponderEliminar
  7. Se le ve un aire a las latas de atún Rianxeira. A mí me inspiran mucho: que si una ensalada, que si unas empanadillas... Si fuera arquitecta a lo mejor me inspiraban edificios.

    ResponderEliminar
  8. Vaya pastiche todo, esa mierda de edificio, con perdón, y esa banda militar escocesa que no se que carallo pinta en Galicia, cosas de Baltar.

    Saludos

    ResponderEliminar