jueves, 27 de septiembre de 2012

Museo Nacional de Estocolmo 7

Rubens copiando a Tiziano, qué más se puede pedir.

La Bacanal de los andrios:


Esto es el original de Tiziano. Está en el Prado:



Y la ofrenda a la diosa de los amores:


Y esto también es el original de Tiziano y también está en el Prado [y quién pudiera vivir en Madrid, solo para eso, ay]:



Y miré entonces en mi paupérrima memoria visual a ver si me acordaba de los cuadros de Tiziano, por comparar, pero me pareció todo casi igual. Me acordaba de la pareja bailando, del niño ángel que miraba a la diosa y no veía diferencias.
Solo quise notar diferencias en ese paisaje del fondo, que me recordaba a otros maravillosos de Rubens, con celajes rojos, rosas, anaranjados y azules:

Me estaba acordando de aquel que vi en la Courtauld Gallery de Londres, que se me saltan las lágrimas al recordarlo.

Pero, como podéis comprobar, hay un mundo en realidad.

1 comentario:

  1. En la presentación de la exposición de la colección de los Alba en Sevilla, hace dos años, comentó el Duque de Huescar una anécdota muy buena: Un japonés que visitaba el palacio de Liria preguntó, señalando a un cuadro: "¿Eso es una copia, no?". Jacobo Fitz-James Stuart Falcó [padre de la actual duquesa] respondió apuntando a otro: "Mire usted, la única copia que hay en esta casa es ése, y es un Rubens de un Tiziano". Se refería a unos retratos de Carlos V y su esposa, que efectivamente copió Rubens. No se puede pedir más, desde luego...

    ResponderEliminar