miércoles, 12 de octubre de 2011

Patriotismo estonio

Las elegantes banderas finas y alargadas estaban por todas partes.
Pero luego resulta que es obligatorio ponerlas en todas las casas en cada fiesta:

Por eso había mástiles en todas partes, that's why.
Entonces es cuando a mí me entran ahogos: vivir en Estonia, un país tan pequeño, y todo el patriotismo por decreto, sin esa posibilidad brassens/ibáñez de en-la-fiesta-nacional-yo-me-quedo-en-la cama-igual que tienen los países grandes.
Por lo demás, la independencia de 1991 fue admirable: aquella cadena báltica de 1989 con un millón de personas en una fila de 600 km entre Lituania, Letonia y Estonia, las manifestaciones pacíficas, las canciones.
Pero hay otro gran pero: el dar plenos derechos a los estonios de origen ruso a los que quieren hacer pasar por las horcas caudinas del aprendizaje de su imposible lengua. Yo me veo muy cercano de los rusos de Estonia, no sé por qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario