jueves, 13 de octubre de 2011

Luteranos procatólicos

A la vuelta de la isla de Saaremaa alguien dijo que durante 400 años puede que no hubiera habido allí ni una Misa.
Pero no, que algunos de los que estaban con nosotros de Estonia habían hecho un campamento de chavales justo en Saaremma hace unos pocos años y tuvieron Misa esos días. Y el pastor luterano asistía.
El hecho es que no es raro que pastores luteranos -al menos en Estonia- usan el Misal Romano para sus oficios, vistan vestiduras católicas y, en resumen, hagan cosas muy papistas.
Los luteranos en Estonia fueron LA religión, pero ahora son cuatro gatos en ese país donde el 84% de la población es atea en el sentido más post-ateo de la palabra.
Antes aquello -lo que se llamaba Livonia- había recibido el nombre de Tierra de María (en 1207 -mucho antes de Andalucía, un suponer).



El 15 de agosto estuvimos rezando el rosario en la iglesia de san Juan de Viljandi; después de años como almacén en la época soviética, volvió a ser iglesia luterana hace veinte años: le han puesto una vidriera a san Francisco (porque antes de luterana, la iglesia era un convento franciscano) y un cuadro de la escala de Jacob pero sin ángeles (¿un autorretrato? esa escalera que sube al cielo pero sin nadie que suba ni baje por ella: pero ahí está puesta, apoyada en el cielo) y además una escena de la Anunciación, que es la única imagen de la Virgen que encontramos en 100 kilómetros a la redonda.
Y entre los libros que vendían estaban las obras de santa Teresa del Niño Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario