lunes, 26 de septiembre de 2011

Põltsamaa

Camino del pueblo-convento ortodoxo, paramos en Põltsamaa: había una iglesia -eso en Estonia es noticia- luterana con un retablo giratorio -en Pascua, el otro lado es la tumba vacía- traído de la Universidad de Tartu en época soviética y galerías de madera. Y en una pared había fotos del pastor alemán (je, je) de principios del siglo XX: Estonia fue durante siglos clase alta alemana y clase baja estona.

Y resulta que Põltsamaa es la capital del vino -del vino es un decir, porque viñas en esas alturas del mapa no hay- del vino de cerezas, de cosas así. En época de Gorbachov hubo ley seca y se llevaban toda la producción a Siberia.

Y nos llevamos la alegría de descubrir que la mayonesa Felix que nos ponían para comer se hacía allí.

Tenían etiquetas antiguas, tubos de mermelada -le gustaba mucho a Breznev, eso ponía en un cartel- de todos los sabores:


-

-

-
Y en una puerta le hice una foto a este cartel:

Parar! Propiedad privada

No hay comentarios:

Publicar un comentario