martes, 18 de enero de 2011

El Instituto femenino de Burgos


(foto de aquí)

En ese instituto estudié yo -en Burgos somos así de chulos, que estudiamos en edificios del XVI- y antes también mi madre, que cumple hoy años.
El otro día estuvimos viendo un trabajo de mi hermana María Jesús (que acaba de terminar su segunda carrera: ahora Magisterio -se hace carreras como otros jerseys) sobre la enseñanza en la generación anterior.
El trabajo lo hizo sobre mi madre y puso sus fotos de esa época: del libro de escolaridad, de otros documentos. Y en todos sale bien guapa, como siempre.


(la foto la tomo de aquí)
Ahora es el Instituto -no femenino- Cardenal López de Mendoza.

3 comentarios:

  1. Un edificio como ese educa, hasta los malos estudiantes tienen que salir desbastados.
    Felicidades a tu madre y a tu hermana.
    Y qué trabajo tan bonito. Precisamente el libro o el cuadernillo de escolaridad (porque yo tuve un libro de tapas azules duras, pero los siguientes ya fueron cuadernillos) acaba de pasar a la historia, como el libro de familia. Algo tienen en contra de los libros.
    Precioso el "acabose". Nada del año tal de cual: acabóse y aquí estoy. Aunque igual se refiere a la inscripción. Es lo mismo, me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, es un "acabose" impresionante, el "acabose" metafisico.

    ResponderEliminar
  3. Pues felicidades a su amable madre.
    Ya sé que no es lo mismo un jardín que un páramo y que no se pueden comparar Burgos y Alicante.
    Pero en este páramo, por la parte que da a Murcia, tenemos una florecilla -¡oh!- en Orihuela. Es el Colegio de Santo Domingo.
    Ya sé, ya sé que no es lo mismo. Es lo que hay.

    ResponderEliminar