jueves, 3 de junio de 2010

Y Velázquez

Había leido a Gaya cuando decía -creo*- que Velázquez está más allá de la pintura. Y en la National Gallery, después del danés -primer nivel- y Murillo -una cima de la pintura- creo que comprendí lo que quería decir.
Empecemos por abajo: el san Juan en Patmos es sin duda su cuadro más feo, pero luego miras y ves que lo hizo con 19 años -¡criatura!- y descubres los pliegues como de esculturas policromadas y bueno, bien.
Y a continuación, Marta y María, otro cuadro de sus 19 años, pero debajo a la derecha, qué sardinas, qué ajos (se puede ampliar la imagen con la lupa): les pasa por la izquierda a todos los modernos.
Y el retrato del arzobispo Fernando de Valdés son palabras mayores:



Y la Venus del espejo: ¡eso no es pintar, es otra cosa, qué tremendo, hay que verlo de cerca, es otra cosa! Y es todo mucho más complicado de lo que parece -la Venus te está mirando a ti en el espejo- y a la vez es otra cosa.


*Por suerte ahora acaban de salir las Obras completas de Ramón Gaya en un volumen (lo pienso releer entero a la vuelta). 

2 comentarios:

  1. Creo que en la National Gallery sigue estando una flagelación de Velázquez que quita el hipo.

    ResponderEliminar
  2. No son sardinas :-) Son dos jureles y dos brecas, por supuesto perfectamente identificables... Y me uno a tu apreciación de que esto no es pintura; es algo más.

    ResponderEliminar