viernes, 25 de junio de 2010

Viendo papiros

En la Biblioteca John Rylands de Manchester estuve viendo trocitos de papiro de los poemas de Hesíodo y uno más grande de la Odisea (pero con un tremendo agujero como de ratón en el medio), pero lo más interesante fue ver con detalle el papiro del evangelio de san Juan, el texto más antiguo que conservamos del Nuevo Testamento, nada menos que de entorno al 125.
Aquí el recto (en la segunda en la segunda línea se lee bien OYDENA (oudena, ‘nadie’)):

Y aquí el verso:

Es decir, que estaba escrito por las dos caras. El texto es Juan 18, 31-33 (recto) y 37-38 (verso).

Y hasta que se descubrió Qunrán tenían los papiros más antiguos de la Biblia hebrea.

Pero se consuelan porque también tienen los fragmentos de papiro más antiguos de la traducción griega del Antiguo Testamento, la de los Setenta: son del siglo II a. C.
Y luego estaban en la pared unos papiros demóticos enormes, pero bah, nada si los comparabas con los otros.

2 comentarios:

  1. Estimado caballero:
    Es mi ilusión animarle a seguir los artículos que iremos publicando en mi humilde blog acerca de la triste situación económica en la que nos hallamos inmersos y la forma torticera en que los funcionarios están siendo usados a modo de cabeza de turco de la crisis.
    En este artículo de carácter económico exponemos y comentamos los últimos datos del paro. Es de sobra conocido que para enfrentarse a un problema antes es condición previa conocerlo. Es nuestra humilde intención esclarecer a aquellos interesados en la materia algunas claves de la siempre farragosa economía.

    ResponderEliminar