miércoles, 10 de marzo de 2010

Hórreos de categoría

Hasta de hórreos se puede distinguir, y por la zona de Muxía hay que decir que vimos de los mejores de Galicia: algunos de puras piedras pobres puestas con sumo concierto, otros de bloques de granito en perfectas filas, como el de san Martiño de Ozón.
Y de su iglesia románica, sólo vimos los ábsides por fuera; y nos gustó mucho el campanario barroco, pobrecillo, con un poco de confitería y otro poco de ingenuidad:



Y yo les dije que se comprasen la rectoría, que está abandonada, y que qué bien estaríamos allí pasando las horas muertas, con una fuentecilla de la que salía agua fresca y donde crecían calas -copos de leite me dijeron que las llaman en Brasil- y lirios.

3 comentarios:

  1. Jo: ¡copo de leite!, cada vez que me digo que tengo que dedicarme al inglés y dejar de flitear con el portugués viene un golpe de calas así, como de cuadro de Veermer, y ah. Qué idioma.

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo venía a decir: qué belleza el "copo de leite"; sea copa o copo es una preciosidad. Y también lo son las "puras piedras pobres puestas con sumo concierto".
    Podías abrir una suscripción y nos compramos esa Quinta de La
    Flecha entre todos, para poder mirar los lirios, que yo aunque estoy muy dispuesta no sé dónde ir a mirarlos.

    ResponderEliminar
  3. si se dice que San Martín Pinario tiene un remate peineta esto bien podría ser un campanario-peineta.

    ResponderEliminar