sábado, 13 de marzo de 2010

El trabajo gustoso

Algo había oído, pero con la recomendación de Enrique Baltanás me decidí: y estoy disfrutando mucho de Guerra en España, el libro misceláneo que hizo Ángel Crespo con materiales seleccionados por JRJ; lo ha reeditado muy bien Soledad González Ródenas, restaurando la edición completa.
Y Juan Ramón es inagotable: siempre interesante y modelo de persona cabal, con todos sus defectos, pero una persona cabal.
Hasta ahora, de lo que he leído, lo que más me ha gustado es su conferencia El trabajo gustoso (podéis leer partes aquí): ahí explica el porqué del ramo de perejil que apareció en la portada de Canción, uno de los diseños más hermosos del arte español, obra de un jovencísimo Ramón Gaya:




Ese perejil era el premio al que aspiraba JRJ y que decía él que recibían los espartanos, ya en Platero y yo:

Entonces, acordándome de mí mismo, pensé que Platero tendría el mejor premio en su esfuerzo, como yo en mis versos. Y cogiendo un poco de perejil del cajón de la puerta de la casera, hice una corona, y se la puse en la cabeza, honor fugaz y máximo, como a un lacedemonio.
Y en 422 "mi premio (...) la ramilla de perejil de los espartanos" / 592 "prefiero mi ramilla de perejil espartana".
Y la corona de perejil era el premio en los Juegos Ístmicos y Nemeos, pero no sé de dónde saca la referencia a que era un premio de los lacedemonios (=espartanos). De hecho no habla de coronas, sólo de una ramita de perejil.

Y en el camino de Google me he encontrado otro perejil de Ramón Gaya:

1 comentario:

  1. Será porque los espartanos eran siempre favoritos en las competiciones atléticas panhelénicas, al menos hasta el s. VI a.C. Entre -720 y -576 se impusieron en más de la mitad de todas las competiciones disputadas en los Juegos Olímpicos (Chema)

    ResponderEliminar